futbol sospechoso

El año pasado escribí una columna sobre el libro francés "Le millieu du terrain" que hablaba sobre la corrupción y el dopaje que existen en el futbol. Es realmente un texto muy interesante y...

El año pasado escribí una columna sobre el libro francés "Le millieu du terrain" que hablaba sobre la corrupción y el dopaje que existen en el futbol. Es realmente un texto muy interesante y realmente revelador. Ayuda a darse cuenta de que quien crea que el balompié está limpio de toda sospecha vive en otro planeta. (La columna está aquí).

En estos últimos meses, dos historias periodísticas parecen confirmar todas las sospechas. El futbol está podrido, y lo que más da miedo es que parece que, en un momento dado, puede alcanzar a cualquiera. Las notas pasaron en otros países, pero sin problema podrían haber sucedido en nuestro país.

La primera es en España, donde el periódico El Mundo dio a conocer conversaciones telefónicas que descubren el arreglo de dos partidos. El primero permitió el ascenso del Málaga, mientras que el segundo impidió el descenso del Athlétic de Bilbao, uno de los históricos del país.

Seguramente no pasará nada, porque así se las gastan en el mundo del balompié, pero el escándalo parece involucrar incluso al Presidente de la Federación Española, Ángel Villar y las conversaciones no dejan lugar a ninguna duda: los encuentros fueron arreglados y dinero cambió de manos para que se produjera el resultado.

¿Podría pasar en México? Ya sucedió. Lamentablemente, no tengo pruebas físicas y se produjo en una conversación off the record, pero me consta que hace muchos años, un equipo nacional arregló un partido para que otro avanzara a la Final. Al final ni siquiera hizo falta por causa de otros resultados, pero hubo entrega de efectivo tras el silbatazo final.

Estoy seguro que no es un caso aislado, y que pasa en todo el planeta. Finalmente, el futbol se ha convertido en un negocio tan impresionante que parece difícil que no existan arreglos bajo la mesa para que no se pierdan fortunas.

Y el segundo escándalo tiene que ver con otro tipo de fortuna. Es sobre las apuestas. En una nota que no tuvo demasiada trascendencia, el periodista Declan Hill, del periódico Sunday Telegraph de Inglaterra, se metió en la mafia de las apuestas asiáticas.

Habló con uno de los personajes que, en teoría, arreglan los partidos para favorecer a ciertas casas y a ciertos apostadores. El hombre llamado "Chin Lee" en el reportaje, aceptó tener una conversación con él y mostrarle sus métodos.

Para probar su efectividad, le dijo el resultado de un partido del futbol alemán antes que sucediera. Pero además, afirmó ser capaz de acordar un resultado de cualquier partido en cualquier liga del mundo.Sonaba fantástico, y el reportero se lo dijo. Pero el resultado de la Bundesliga se produjo tal y como él lo había afirmado y una investigación después descubrió que había habido un arreglo en ese encuentro. Tras la plática, Lee y Hill se encontraron varias veces, en una de ellas, el reportero asistió a una reunión en la que, en teoría, se habría comprado a un equipo para el Mundial de Alemania.

Justo antes de un partido de ese equipo, Chin le dijo a Hill el resultado que se iba a producir. Así fue. Según el reportero, el partido le pareció sospechoso y los goles ridículos. (Mi teoría es que fue el Togo-Suiza).

Para terminar el artículo, el periodista señala que, en una conversación con Stephen Appiah, Capitán ghanés, reconoció que se le acercó un personaje para arreglar un partido del equipo durante el Mundial. El jugador africano lo habría rechazado, pero reconoció que no era la primera vez que había hablado con el tipo.

Escalofriante, ¿no? ¿y México? La industria de las apuestas no está demasiado desarrollada en nuestro país, pero valga recordar la anécdota de los Juegos Olímpicos de Atlanta, en la que, supuestamente, Claudio Suárez, Luis García y Jorge Campos habrían recibido una oferta –rechazada- para arreglar un partido frente a… Ghana.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas