Diez razones para el triunfo

Aún intentándolo, es imposible sustraerse del Estados Unidos-México. Como cada vez que jugamos contra ellos, el orgullo nacional está en juego. Ya no cabe duda que son nuestros máximos rivales y...

Aún intentándolo, es imposible sustraerse del Estados Unidos-México. Como cada vez que jugamos contra ellos, el orgullo nacional está en juego. Ya no cabe duda que son nuestros máximos rivales y nuestros constantes fracasos cuando jugamos en su casa le ponen más sal a la herida, partido con partido.

Sin embargo, el encuentro del próximo miércoles es distinto, por una razón fundamental: quizá como nunca antes, el equipo llega como potencial víctima. Muy pocos confían realmente en ganar en Columbus. La historia, y la realidad futbolística de ambos equipos parecen predestinar una nueva derrota tricolor.

En los últimos días pude entrevistar a dos de los protagonistas clave del encuentro, Oswaldo Sánchez y Pável Pardo –podrán leerlas en fifa.com entre lunes y miércoles–. Y en sus respuestas detecté el mismo sentimiento de cautela que he leído y escuchado de los aficionados.

Así, partiendo de la idea de que no somos favoritos, y que lo normal sería perder en Columbus, se me ocurrieron 10 factores, medio en broma medio en serio, por los que México podría ganar el juego.

1.- Porque, por primera vez desde que asumió Sven, los jugadores que forman la base del equipo han trabajado juntos por una semana. En el pasado, el hecho de que todos sus integrantes jugaran en la liga local era una ventaja para la Selección Mexicana, ahora podrá volver a serlo.

2.- Porque, tradicionalmente, México suele mejorar en los partidos importantes. La única excepción suele ser cuando esos partidos importantes son contra Estados Unidos, pero por una vez la historia podría cambiar.

3.- Porque por ahí se decía que Peláez y Luis García ahora son "asesores" de la Selección. Por lo menos ellos sí le ganaron a los gringos como visitantes en el pasado. En el peor de los casos, podrían entrar a la cancha y demostrar cómo se hace, al fin que lo explican perfectamente cada semana en el estudio.

4.- Porque Sven nunca ha perdido contra Estados Unidos. Así como nunca le había ganado a Suecia y la tendencia se mantuvo, lo mismo puede suceder en este caso, sólo que a la inversa.

5.- Porque no juegan Andrés Guardado, Carlos Vela, Jonny Magallón y Gerardo Torrado. Desde que están con la Selección, nunca han podido ganarle a los gringos de visita. Tampoco casi todos los otros seleccionados que sí van a estar en el campo, pero eso mejor no mencionarlo.

6.- Porque ya son más de diez años ganarles en su casa, tiempo suficiente para que se acabe cualquier maldición que nos haya caído o que se le haya pasado el enojo cualquier brujo al que hubiéramos ofendido.

7.- Porque la Presidencia de Bush fue tan mala para la Selección Mexicana como para el resto del mundo. Vivimos una nueva era, al punto que Obama se apropió de nuestro "sí se puede" y logró su objetivo. Es momento de emularlo, quitarle el "yes we can" y, cómo él, ganar en Ohio.

8.- Porque Eriksson ha insinuado varias veces que el partido contra Suecia lo usó para "engañar al enemigo". Ojalá que ese engaño haya sido el jugar tan mal.

9.- Porque así Raúl Arias dejaría de "defender" a Sven con frases como "no es el momento de darle el equipo Javier Aguirre", claro que lo que el generoso técnico quiso decir fue "…deberían dármelo a mí", sólo le faltó decir "y a mis amigos de Miami".

10.- Porque, hablando en serio, nunca habíamos llegado en ese papel de víctimas, sin nada que perder. Si los jugadores salen al campo con esa mentalidad, la de dejar la historia atrás, no pensar en las derrotas en el pasado y tampoco en las críticas que recibirían en caso de otro descalabro, tal vez nos llevemos una agradable sorpresa.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas