De CONMEBOL y otros pesares

Como casi todos el medio futbolístico en el país, estoy de acuerdo con la medida de romper con la CONMEBOL tomada por la Federación Mexicana de Futbol.

Como casi todos el medio futbolístico en el país, estoy de acuerdo con la medida de romper con la CONMEBOL tomada por la Federación Mexicana de Futbol. Más allá de las razones, válidas o no, de los países que la integran para no venir a México, lo que hizo el organismo sudamericano al cambiar de opinión en el último instante es totalmente inadmisible. Será interesante ver lo que sucede a partir de ahora. Aunque nunca lo ha querido reconocer en los hechos, para la CONMEBOL es fundamental contar con nuestros equipos en su torneo, aunque sólo sea por razones económicas. Como bien me lo recordaba mi amigo periodista Joel Aceves, tras la quiebra de PSN, que transmitía los partidos del torneo, el organismo sudamericano negoció un contrato de televisión con Fox Sports World. La cadena estadounidense, nada tonta, aceptó en muy buena medida por los altos ratings que le representan los aficionados mexicanos en la Unión Americana. Ahora, sin esa variable, el torneo deja de ser importante para ellos. Como también puede sucederle al Banco Santander, cuya entrada a la Copa también fue fuertemente influida por su presencia en territorio mexicano y las posibilidades de crecimiento que tiene el país. Así, los sudamericanos no pueden darse el lujo de perder a nuestros equipos. Pero sería inocente pensar que México puede pasar también de la alta competencia a nivel local que le representa la Copa Santander Libertadores y, sobre todo, la Copa América. Para los clubes y la Selección la vitrina sudamericana representa mucho en cuanto a prestigio y, en consecuencia, en cuanto a dinero. Nadie que conozca por lo menos un poco de este negocio puede negar que los grandes contratos que ha podido firmar la FMF para el Tri han sido estimulados por las buenas actuaciones del equipo en el torneo sudamericano. Lo que viene ahora es un período importante de negociación. México ya movió su primera ficha y se puso en posición de fuerza al renunciar a la Libertadores y establecer el rompimiento con la CONMEBOL. Es posible que el organismo sudamericano no haga nada por el momento, también para manifestar poder. Lo interesante llegará cuando los patrocinadores empiecen a hacerle presión. Creo que, a final de cuentas se llegará a un arreglo que supondrá mejores condiciones para la FMF y sus equipos. Es muy posible que disminuyan los abusos, como que la Final-Final deba jugarse en Sudamérica o que los mexicanos nunca estén entre los cabezas de serie del torneo. Si no es así, sería una lástima para todos porque nadie gana con este rompimiento. Como tampoco nadie gana pidiendo que los sudamericanos salgan de México o llamándoles "sudacas" (un término muy despectivo que usan algunos españoles para referirse a todos los latinoamericanos, no sólo a los de Sudamérica). Con esas actitudes sólo nos estamos poniendo al nivel de los rancheros gringos que quieren a nuestros compatriotas fuera de su país y los llaman "greasers" o "beaners". Como recordarán, fui de los primeros en el medio deportivo en denunciar los actos discriminatorios, pero tampoco se vale ponernos en la pose de mártires y empezar una cacería de brujas. En primer lugar, los jugadores y las personas, en general, no tienen ninguna culpa por lo que hacen sus gobiernos. Y, en segundo, actuando de forma intolerante, nosotros mismos estamos contestando de la misma manera y por las mismas causas que nos estamos quejando. Hay que predicar con el ejemplo. Que México siga siendo el país incluyente y tolerante que ha sido a lo largo de su historia. Hacer las cosas bien siempre da buenos resultados, aunque a veces no lo parezca en el corto plazo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas