Los periodistas del Siglo XXI

Por segunda vez en menos de un mes, hubo periódicos que cayeron por una supuesta entrevista en Twitter. Esta vez el protagonista fue "Javier Aguirre", alguien que se hacía pasar por el técnico.

Por segunda vez en menos de un mes, hubo periódicos que cayeron por una supuesta entrevista en Twitter. Esta vez el protagonista fue "Javier Aguirre", alguien que se hacía pasar por el técnico nacional. La ocasión anterior había sido "Nery Castillo" quien había puesto a girar a los medios nacionales con su supuesta voluntad de volver a Chivas. En realidad, creo que el problema principal es que los medios de comunicación de deportes en México no están adaptados a la nueva generación y eso se nota no sólo en estos errores que parecen tan elementales, sino también en la manera en que hacen coberturas, explican los términos y conectan con los aficionados más jóvenes. Yo tengo 32 años, así que no puedo decir que sea parte de la nueva generación, pero aún así me siento totalmente abandonado cuando busco periodistas en México que hablen mi lenguaje, sobre todo en los medios electrónicos, como radio y televisión. Veo las transmisiones de Televisa y TV Azteca, y con toda la tecnología que presumen (sobre todo los primeros), sigo viendo que nadie se toma el tiempo de buscar en Internet la pronunciación correcta de los nombres de los jugadores europeos, que las notas siempre les llegan tarde, y que incluso la manera en la que hablan es totalmente distinta a la que se escucha en la calle. Y ni soñar en que se fijen en lo que hacen en otros países. En general los sitios de Internet de los periódicos y televisoras mexicanos dan ternura de lo malos y desactualizados que están, de lo difícil que es acceder a las cosas más simples y de la pésima organización de sus noticias. Es como si los hubiera hecho alguien que por primera vez se sentó en frente de una computadora. Y lo peor del caso es que creo que así es. Mientras una generación entera de jóvenes busca trabajo sin encontrarlo, en los medios deportivos son los mismos los que siguen tomando las decisiones. Algunos,  valientes, tratan de meterse en las nuevas tecnologías, aunque se nota tan forzado que dan ganas de que mejor ni le entren (se me ocurre el Director de un periódico que tiene su cuenta de Twitter). A veces da la impresión de que los comentaristas deportivos son como los políticos. Llevan tanto tiempo en su tribuna que ya no tienen idea de qué es lo que la gente quiere. Y conectan tan poco con ellos que, en general, la gente se los toma a burla. Mi mejor ejemplo, en el área política, es Barack Obama. Bastó con que los jóvenes tuvieran un candidato que hablara su idioma para que se sintieran identificados con él, y los resultados los sabemos todos. Quizás haga falta un Obama en los medios deportivos en México. Alguien que, como José Ramón Fernández hace casi cuarenta años, cambie el lenguaje, sacuda las estructuras y lleve el periodismo hacia otro lado. Ya basta de "compayitos", "voy que te quedó jabón" y "la Champion". El aficionado deportivo en el país merece otro tipo de información, una que se parezca aunque sea remotamente a lo que experimenta en su vida cotidiana, con Facebook, Twitter, Justin.tv y Spotify incluidos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas