Martín del Palacio

El 'Perdimos como siempre' y nuestra mentalidad

Domingo 27 de Junio del 2010



De nuevo estoy escribiendo columna extemporánea, pero me parecía importante decir lo que pienso. Al volver del Soccer City y llegar al centro de prensa, lo primero que hice fue meterme a internet para ver los titulares de los medios y los comentarios de mis amigos sobre el Argentina-México. Lo que encontré al mismo tiempo me sorprendió y otras cosas no tanto.

Parecía que todos estaban de acuerdo con que la derrota había sido inevitable, y realmente pocos hablaban del gigantesco error arbitral que había permitido el primer gol argentino. Quiero pensar que en la televisión no quedó muy claro lo que pasó, así que trataré de describir cómo se vivió en el estadio.

Cuando cayó el gol nos preguntábamos si había sido fuera de lugar o no, y los jugadores mismos no estaban seguros. Después, en un error de planeación increíble, el marcador electrónico repitió la jugada en donde se veía claramente que era fuera de lugar. Lo vimos todos, futbolistas y árbitros incluidos, y ahí se armó la polémica.

Rosetti fue a consultar con su abanderado y aunque los dos sabían que el fuera de lugar era monumental, no cambiaron el señalamiento. Fue una decisión legal, pero vergonzosa, y un terrible golpe al Fair Play que tanto se pregona. Para un futbolista es muy complicado recuperarse de algo así. No es sólo el gol ilegítimo, sino la circunstancia entera, aunque ciertamente los seleccionados tendrían que haber tenido carácter para reponerse.

Pero nadie, ni los periodistas ni mis amigos mencionaban el asunto como causa de la derrota. Parece que estamos programados para el “jugamos como nunca y perdimos como siempre”, y me puse a pensar lo que hubieran hecho los argentinos si les hubiera pasado. Maradona hubiera llorado en su conferencia de prensa, insultado al mundo entero y clamado una conspiración internacional, los periodistas hubieran hablado del “robo de Johannesburgo” y hubiera pasado al imaginario popular.

Nosotros no. Para el mexicano es solo una circunstancia más de la inevitable caída. En general, los periodistas hablaban de que había que hacer una limpia en el futbol nacional. Del fracaso. Hasta Aguirre y Rafa Márquez no hablaron del gol, supongo que para que no se les acusara de poner pretextos. Y, con todo, hasta Marca, el peor periódico deportivo del mundo, titulaba “El árbitro llevó a Argentina hasta los Cuartos”, ¿si lo vieron ellos, por qué nosotros no?

Y ojo que no quiero poner de ejemplo a los argentinos. Si algo me molesta es que son pésimos ganadores. Incapaces de reconocer las virtudes ajenas. Pero tienen una mentalidad futbolística mejor que la nuestra. Son competitivos, celebran cada gol como si fuera el primero, y nunca dejan de creer que pueden ganar. Nosotros, lamentablemente, entre nuestras muchas virtudes, no contamos con esa.

México no fue un gran equipo en el Mundial. Fue tácticamente interesante y mostró algunos buenos jugadores. “Chicharito”, Barrera, Gio, Juárez, Guardado -con lo poco que jugó-, son elementos muy prometedores para el futuro, y la cosa no está tan mal como pensamos. Seguramente nuestro lugar no eran los Cuartos de Final, pero hoy perdimos por una mezcla entre el árbitro y nuestra propia mentalidad traicionera. Y esa mentalidad no es de los jugadores. Es, lamentablemente, de todos nosotros.

Por último, para los periodistas que hablan de limpia en el futbol mexicano, ¿por qué no mejor empezamos por limpiar nuestros medios de comunicación? ¿Por quitar los amiguismos, las revanchas personales, los ataques sin sentido y los elogios interesados? ¿Por aprender un poco más y no equivocarse tanto en los artículos y las narraciones? Quizá así mejoraría también el futbol mexicano.
Síganme en www.twitter.com/martindelp

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios