Precisiones sobre el caos de Cruz Azul

A principios de los años setenta, la Cooperativa Cruz Azul era un ejemplo a seguir en Latinoamérica. Se trataba de una gran empresa, propiedad de sus trabajadores, y con el liderazgo ejemplar.

A principios de los años setenta, la Cooperativa Cruz Azul era un ejemplo a seguir en Latinoamérica. Se trataba de una gran empresa, propiedad de sus trabajadores, y con el liderazgo de un hombre ejemplar, Don Guillermo Álvarez Macías. Además, la cementera contaba con un equipo de futbol, cuyos jóvenes jugadores conquistaron al país y transformaron a los celestes, casi de la noche a la mañana, en uno de los grandes del futbol mexicano.

¡Cuánto ha cambiado desde entonces! La Cooperativa se mantiene, aunque su panorama ya no es tan alentador como entonces. En cuanto al equipo de futbol, ha dejado de ser, por supuesto, un ejemplo a seguir y se ha transformado en lo opuesto: una guía paso por paso de cómo desacreditar una franquicia y perder el prestigio tan arduamente ganado.

Hace unos seis años, cuando trabajaba como Coordinador de La Afición, señalé en un espacio llamado “En la opinión de…” en Televisa Deportes que, ante los fracasos de los celestes, era momento de dejar de culpar a técnicos y jugadores y que los directivos asumieran su responsabilidad. Como consecuencia, fui invitado a desayunar por los hermanos Álvarez Cuevas, para charlar del presente del equipo.

La plática fue siempre muy cordial, y tanto Alfredo como Guillermo dejaron muy claro su amor por los colores del Cruz Azul. Pero lo que más me llamó la atención fue la clara diferencia de puntos de vista entre las dos cabezas de la institución. El primero abogaba por una línea dura, de cambio. El segundo pensaba que todo estaba más o menos bien y que los resultados deberían llegar. Con tan diversas versiones, no sorprende entonces que los títulos no hayan llegado todavía.

En realidad, los aficionados celestes deberían estar agradecidos por los cinco subcampeonatos de los últimos años. Tomando en cuenta el caos al que ha descendido el club, que sus jugadores hayan podido rendir en la cancha es francamente sorprendente. En estos años, la diferencia de opinión entre los dos hermanos se ha tornado en una guerra abierta. La administración del equipo es un nido de nepotismos e incompetencias, y en los últimos meses se han dado a conocer malos manejos de proporciones increíbles.

Analizando los hechos, no es difícil saber quiénes son los responsables. Víctor Garcés fue acusado de diversas irregularidades por la impresionante suma de 400 millones de dólares. La Cooperativa respondió inhabilitándolo de su cargo como Director Jurídico, decisión que no ha impedido al implicado seguir ejerciendo esas funciones, e incluso demandar a la institución para ser restablecido.

Al mismo tiempo, el propio Garcés, junto con Guillermo Álvarez, son el centro de una nueva polémica. Desde hace mucho tiempo se sabía que en el futbol mexicano existen dobles contratos y la Secretaría de Hacienda siempre se hizo de la vista gorda, pero lo sucedido con Cruz Azul llegó a tal extremo que las autoridades al fin se vieron obligadas a actuar. 

En este momento existe una investigación de la Cámara de Diputados por evasión fiscal, y el club está bajo la lupa. Como uno de los ejemplos dados a conocer está el doble contrato (millonario) del técnico Enrique Meza, que en la práctica gana el doble de lo declarado al SAT. Y de acuerdo con lo declarado, eso parece ser apenas la punta del iceberg.

Hay además un problema inmobiliario, que implica también a Garcés, pero los líos legales son sólo una parte del problema. También está el terrible manejo que se ha hecho dentro de la institución, digno de un equipo de Segunda División en una liga de tercer nivel.

Para que se den una idea, no existe un Director de Fuerzas Básicas como tal. El encargado es el inefable “Gorras” José Luis Guerrero, junto con Guillermo Álvarez hijo. El caos es absoluto. Por no mandar los papeles a tiempo, los equipos menores no pudieron asistir a la Copa Goitia en Suecia, la mejor de su especialidad, donde se juntaron los mejores equipos a nivel internacional. ¿Será coincidencia que en la Selección Mexicana que disputó el Mundial 2010 sólo hubo dos canteranos celestes, ambos mayores de 30 años?

Los ejemplos absurdos no paran. Se había planeado una gira que dejaría alrededor de un millón de dólares al equipo y que serviría para recuperarse de las deudas contraídas por no clasificar a la Liguilla. De la noche a la mañana se canceló y fue reemplazada por encuentros frente al Águila de El Salvador y el Olimpia de Honduras, que dejaron un total de… 150 mil dólares al equipo. ¿El resto? Vaya usted a saber. Para acabarla de rematar, los celestes perdieron con los hondureños y empataron con los cuscatlecos en el último minuto.

El equipo tiene un serio déficit, que ha tenido que asumir la Cooperativa. Pero la cementera tiene sus propios problemas y los ingresos no son los de antes. Ante los malos resultados y los malos manejos, el Consejo recortó el presupuesto al club para este torneo. Es por ello que la única adquisición fue la de Gonzalo Pineda, muy poco para un equipo que no llegó a la Liguilla en el Bicentenario.

No es coincidencia que Alfredo Álvarez haya decidido, desde hace unos años ya, dejar la sección de futbol del equipo. El control lo tienen Guillermo, Víctor Garcés, sus empleados y otros personajes que no vale la pena mencionar. Los resultados están a la vista, y mejor no empezar a investigar cómo se hacen las transferencias y quiénes están involucrados porque las sorpresas no acabarían ahí.

En unos días, la Cooperativa debe decidir el futuro del equipo. Como México es el país donde no pasa nada, es muy posible que las cosas se queden como están. Si así es, entonces el Cruz Azul tendrá bien merecidas las consecuencias que de esto se generen. Si finalmente los trabajadores se deciden por un cambio, habrán salvado a una institución que, por pasado, merece mucho más de lo que está viviendo actualmente. Ojalá que así sea aunque, no sé por qué, no soy demasiado optimista.

Síganme en www.twitter.com/martindelp

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas