El 'Chicharito', ¿entusiasmo o cautela?

Debo reconocer que, en un principio, no me convencía del todo. La verdad es que lo había visto poco, en buena medida porque Chivas tiene la sana costumbre de jugar en horario nocturno.

Debo reconocer que, en un principio, no me convencía del todo. La verdad es que lo había visto poco, en buena medida porque Chivas tiene la sana costumbre de jugar en horario nocturno, lo que significa en mi madrugada. Pero además, desde que Hans Westerhof llegó al equipo y hasta la temporada pasada, los tapatíos juegan con un sistema que permite que su delantero anote. Sabah, Bravo, Arellano y hasta Bautista, cuando jugó de 9, siempre fueron prolíficos gracias al 5-3-1-1 rojiblanco. Mi amigo periodista Luis Herrera insistía en que el “Chicharito” era distinto, así que entré a YouTube y vi una compilación de videos (exactamente lo que los buenos scouts saben que no se debe hacer). Cambié de opinión inmediatamente, de hecho, la imagen que me convenció no fue ni siquiera de una anotación válida, sino de un gol anulado. Un remate de cabeza perfecto, pegado al poste, de verdadero goleador invalidado por un fuera de lugar milimétrico. Me puse a ver entonces partidos atrasados y confirmé la sensación, Javier Hernández era cosa aparte, de hecho, inmediatamente le propuse a la revista World Soccer y a FIFA.com hacer un perfil del delantero, explicando que en mi punto de vista, era el mejor 9 surgido en México desde Hugo Sánchez. No quiero decir que el tiempo me dio la razón, porque a esas alturas ya todo el país suponía lo que yo estaba descubriendo, pero sí hacer notar que el símil entre el mejor jugador en la historia del país y el ahora delantero del Manchester United no es algo nuevo. Hace unas semanas platiqué con el propio Hugo, en una entrevista que podrán leer en FIFA.com la próxima semana. En la charla, obviamente salió el tema del “Chicharito” y el ex técnico de Pumas habló maravillas de Hernández pero pidió que no se le añadiera presión con comparaciones y solicitó que lo dejaran madurar tranquilo, que su talento lo llevará muy lejos. De hecho, su teoría de por qué Giovani y Vela no han alcanzado aún las alturas que se esperaban de ellos es precisamente porque se les han exigido resultados demasiado pronto. Yo estoy parcialmente de acuerdo, creo que la presión a un jugador joven es un arma de dos filos. Puede ser una carga o un aliciente, dependiendo del carácter y la determinación del futbolista. En el caso del “Chicharito” creo que vale la pena entusiasmarse. Es un delantero excepcional. Un jugador muy completo y con un techo inimaginable. Pero además, ha contado con la suerte que le ha faltado a algunos de los jugadores de la Generación Dorada. Como no fue al Mundial Sub-17 y fue suplente en el Sub-20 pudo tener el tiempo de formación adecuado en Primera División antes de dar el salto a Europa. Además, no vivió la fama desde tan joven, incluso sufrió con un larguísimo periodo en la banca de Chivas, y pensó en cambiar de equipo. Como cereza en el pastel, llegó al Manchester en el mejor momento posible, con la bendición de Alex Ferguson, Wayne Rooney en crisis y una oportunidad de oro para mostrarse. Por supuesto, la suerte debe aprovecharse, en columnas pasadas hablé de cómo los grandes talentos se forjan con un poco de genética, un poco de suerte y mucho esfuerzo. Todos los entrenadores que ha tenido Hernández en su carrera hablan de su determinación, su esfuerzo incansable para perfeccionar sus cualidades y su mentalidad triunfadora. Así, es la persona correcta en el entorno correcto para echar las campanas al vuelo. Entusiasmémonos con el “Chicharito”, disfrutemos sus goles y veamos cómo se convierte en uno de los grandes delanteros del futbol mundial. Sé que me criticarán por alabarlo demasiado y me dirán que son precisamente esos elogios los que hacen perder la cabeza a un futbolista joven pero, como ya dije, me parece que, por condiciones y mentalidad, este caso será diferente. Y además, el futbol mexicano lo necesita. Entre la histeria general del país, la popularidad bajo cero de nuestra selección, los chismes de la prensa y la falta de confianza en los directivos, necesitamos algo que nos haga sonreír los fines de semana. Vendrán épocas buenas y malas para el “Chicharito” y en las vacas flacas no faltará quien diga las tonterías de siempre que tanto daño nos han hecho, pero no es común que México tenga un prospecto de esas características así que, por lo pronto, es momento de disfrutarlo. Como siempre, pueden seguirme en www.twitter.com/martindelp. También, si quieren leer textos que no son de futbol, pueden encontrarlos en www.martindelpalacio.com. Ya volví de la India, pero sigo contando historias insólitas que me pasaron en ese país, tan intenso como interesante.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas