¿Está muerta la Liga mexicana?

Por todos lados, leo editoriales de gente que afirma que esta Liga mexicana no le interesa a nadie. Que el campeonato actual pasa de noche y que los aficionados están más pendientes del 'Chicharito'.

Por todos lados, leo editoriales de gente que afirma que esta Liga mexicana no le interesa a nadie. Que el campeonato actual pasa de noche y que los aficionados están más pendientes de si jugó el "Chicharito" con el Manchester que del próximo Pumas-América. Las explicaciones son varias: el descrédito de la Selección Mexicana y la Federación misma, la actuación del Tri en el Mundial, los torneos cortos...

Por otro lado, aparece la noticia de que la Liga mexicana está considerada como la décima mejor del mundo por la siempre confiable IFFHS (la única Federación del mundo compuesta por una sola persona), que despertó, por supuesto, la ira de quienes consideran que nuestro campeonato es un desastre. Para concluir, apareció por México, Rick Parry, antiguo Jefe Ejecutivo de la Premier League, lo que provocó grandes debates sobre si se puede aplicar el modelo inglés en estas tierras.

Vamos cosa por cosa. Partamos desde la base que, en efecto, la liga esté perdiendo interés (es imposible saber, porque no hay comparativo de ratings y de asistencia a los estadios en ningún lado). Si ese es el caso, ¡bienvenidos al mundo del siglo XXI! Salvo en los países con ligas muy poderosas, la influencia de los campeonatos locales ha ido a la baja en todo el planeta.

Por cuestiones de trabajo tengo que viajar mucho. Y mi mejor termómetro son las camisetas que se venden en los puestos piratas. Desde Tailandia hasta Croacia, pasando por Austria y Ucrania, siempre son de la Premier League, el Real Madrid o el Barcelona, más las de los futbolistas locales que participan en esas ligas. Además, me llegan reportes de la bajísima asistencia a los estadios en otros países. Incluso hay naciones que están pensando en agrupar sus ligas para volver a despertar el interés de unos aficionados que prefieren quedarse en casa para ver a Messi, Ronaldo y compañía, que a una bola de ‘donnadies’ en estadios horrendos bajo temperaturas inclementes.

Es un fenómeno mundial, generado por Internet, la masificación de la televisión por cable y la globalización en general. En realidad, en ese sentido, México sigue siendo un país afortunado. Las entradas a los estadios (por más a la baja que afirmen que están) siguen siendo superiores a las de España, por no ir más lejos, y el hecho de que todos los partidos de cada jornada se transmitan por televisión indica también que hay un interés importante.

Vayamos al siguiente punto. ¿Es, en realidad, la liga mexicana la décima del mundo? Por más que la IFFHS me parezca una institución patito, creo que tiene razón. Veamos los torneos que están por debajo. Turquía, Bélgica, Colombia y Escocia. En general, en nuestro país se tiende a dramatizar demasiado y a criticar sin saber ¿Alguien que haya visto partidos de esos países puede afirmar que se juega mejor futbol que en México?

La pregunta del millón es ¿hay que sentirse orgullosos de ser la décima liga en la lista? No realmente. La cruda realidad del futbol mundial es que de los 5000 partidos que se juegan cada fin de semana, los de buena calidad son sólo dos o tres en las ligas importantes. El resto es, para ser sinceros, muy flojito. ¿Han tratado de ver, por ejemplo, un Bari-Cesena? ¿un Goiás-Avaí? ¿ un Vitesse-Roda? ¿un Tigre-All Boys? ¡Son infames! Y eso que se trata de ligas que están mejor que la nuestra en teoría.

Y con eso llegamos al tercer punto. ¿Puede la Liga mexicana hacer algo como la Premier? No. Ni siquiera Rick Parry ni los directivos lo piensan. Por supuesto, se pueden hacer cosas. Quitar extranjeros, obligar a las empresas a no tener más de un club, desaparecer los torneos cortos de una vez, aumentar ascensos y descensos, mejorar algunas canchas, desaparecer para siempre el horario de las 12 del día, jugar lo más posible en la noche y obligar a los directivos a que sean más serios y aprendan más de futbol. Muchísimas cosas. Y, por supuesto, eso ayudaría a que la liga recuperara el interés de otros tiempos.

Pero enfrentemos la dura realidad: la liga de México nunca podrá ser la de Inglaterra, simplemente porque el centro del futbol en el mundo está en Europa. De hecho, creo que para estar donde estamos, estamos bastante bien. Más preocupados tendrían que estar los italianos, que tuvieron el mejor torneo del planeta hace no mucho y ahora su subcampeón pierde como local contra el campeón suizo en la Champions ante 20,000 espectadores. Eso es caer bajo.

Como siempre, pueden seguirme en www.twitter.com/martindelp, y también pueden leer mis textos de otras cosas no relacionadas al futbol en www.martindelpalacio.com. Estoy en México esta semana, así que podré ver, al fin, la jornada completa, y la semana que viene hablaré de lo que espero en la Liguilla, salvo que pase otra cosa importante. ¡Hasta entonces!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas