Sorpresa: el futbol mexicano está muy bien

A los mexicanos nos encanta quejarnos. Yo tengo la teoría de que se trata de una reacción para compensar que vivimos en un país complicado, de muchos claroscuros, capaz de lo mejor y lo peor.

A los mexicanos nos encanta quejarnos. Yo tengo la teoría de que se trata de una reacción para compensar que vivimos en un país complicado, de muchos claroscuros, capaz de lo mejor y lo peor en la misma frase. Porque también, al mismo tiempo, nos encanta reírnos y burlarnos de nosotros mismos. En el futbol, eso se maximiza. Siempre hay algo que está mal. Los directivos, los jugadores, que nuestro equipo ha perdido 5 Finales seguidas, que no utiliza suficientes canteranos aunque haya sido segundo lugar general, que el Presidente es un desastre y lo deberían correr, que el estadio nuevo es muy caro. Forma parte ya de nuestro ADN. Ayer estaba platicando con mi amigo Fernando Ruiz sobre la naturalización de Emmanuel Ludueña. Decíamos que había llegado dos años tarde, y que ahora su mejor momento ya ha pasado como para pensar jugar en la Selección. Pero después la conversación nos llevó a constatar un hecho notable, incluso ese "Hachita" tendría muy complicado ser titular en nuestra Selección actual. Piénsenlo, ¿a quién quitarían de Gio, Guardado, Vela o Chicharito? Y en caso de hacerlo, ¿no estarían adelante Barrera, Reyna, Elías o hasta el "Hobbit" Bermúdez o Marco Fabián? Por primera vez en su historia, México tiene una enorme cantidad de talentos a su disposición de media cancha hacia arriba. Al punto de que el renacido Nery Castillo muy probablemente no irá siquiera como refuerzo en la Copa América. Y eso nos llevó a platicar también del estado actual del balompié local. Tres de los cuatro semifinalistas han basado su éxito en su cantera. Los partidos de Cuartos de Final fueron realmente excitantes, con definiciones dramáticas y un nivel muy superior al de nuestro, tradicionalmente aburrido, torneo local. Lean la cantidad de jóvenes prospectos que no he nombrado, que aún no son fijos en la Selección, pero que ya son titulares en sus equipos. Javier Cortés, Diego Reyes, Érick Torres, Néstor Araujo, David Cabrera, Enrique Palos, Hiram Mier, Javier Aquino, Jorge Gastélum, Jorge Hernández, Israel Jiménez más los que se me olviden. Y eso sin contar a nuestra generación de jóvenes en el extranjero. Es verdad que algunos, como Pablo Barrera y Efraín Juárez, no han tenido suerte y quizá deban regresar a México como consecuencia. Pero es normal, siempre, en todas las circunstancias algunos triunfan y otros fracasan, pero nunca habíamos tenido tanto talento fuera y hay una tendencia ascendente que parece que se mantendrá en los próximos años. Es cierto, todavía pasan cosas insólitas como la "pausa rehidratante", pero incluso eso mostró un lado positivo. Es la primera vez en mucho tiempo que las televisoras deben doblegarse ante el poder de la gente. Al público no le gustó que fueran obligatorias y metieran publicidad, la prensa protestó en forma casi unánime y adiós pausas. ¡Power to the people al fin! Incluso en materia televisiva, aunque la calidad de las narraciones no se ha incrementado mucho como consecuencia, ahora ya hay muchas más opciones que cuando teníamos que conformarnos con una de las dos televisoras establecidas. El surgimiento de actores como ESPN, Fox, TVC Deportes y TDN le dan más frescura a las narraciones en el país y quiero pensar que en el futuro eso provocará que surjan mejores comentaristas, aunque sea sólo para vencer a la competencia. Y eso sin contar el Internet, MedioTiempo.com se ha vuelto un referente, Twitter da conversaciones diarias y la oportunidad y hay muchos otros sitios donde se pueden ver partidos, leer análisis y compartir con otros aficionados. Obviamente, no soy inocente. Hay mucho camino por recorrer y no va a ser fácil. Los directivos siguen sin mejorar demasiado. Aunque parece haber un giro hacia confiar más en la cantera, el ridículo pacto de caballeros sigue y las decisiones arbitrarias también. Salvo contadas y más que honrosas excepciones, hay una seria falta de imaginación en la prensa escrita. Pero son áreas de oportunidad. Hay que apreciar lo que tenemos. Por mi trabajo, viajo mucho y me toca ver lo que sucede en otros países. Y, salvo las potencias europeas y Brasil, hay poco que envidiar. En Argentina, la liga local se queda sin talento por la pésima administración y robos descarados de sus directivos. En Asia, África y Europa del Este a nadie le importan los torneos locales. Italia muere ahogada por la corrupción. Dentro de todo, aquí la cosa está bastante bien y hay que disfrutarla. Como siempre, los invito a unirse al debate en @martindelp. Y si quieren escribirme algo, pueden hacerlo al correo que está arriba. Si les interesan textos más específicos, sobre futbol u otros deportes, pueden encontrarlos en www.martindelpalacio.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas