Los cinco 'dopados' serán absueltos

Quienes me conocen, saben que no me gusta nada tratar de adelantar el futuro. Creo que, en general, el ser humano es malísimo para pronosticar lo que sucederá e intentar ganar exclusivas lo único...

Quienes me conocen, saben que no me gusta nada tratar de adelantar el futuro. Creo que, en general, el ser humano es malísimo para pronosticar lo que sucederá e intentar ganar exclusivas lo único que hace por un periodista es arruinarle la reputación en el muy probable caso de que falle. Sólo cuando tengo información sólida y fidedigna la doy a conocer, y siempre con la advertencia de que puede pasar algo de último minuto que lo cambie todo. Éste es el caso en esta ocasión. Tras varios días de investigación puedo decir casi con total seguridad que los cinco jugadores mexicanos que dieron positivo por clembuterol serán absueltos al finalizar la Copa Oro e incluso podría suceder antes. Para sustentar mi afirmación explicaré los detalles del caso. Tras conocerse el resultado de los exámenes antidoping originales, y partiendo de la idea de que los jugadores habrían consumido carne contaminada, la Federación se dio a la tarea de juntar un expediente que probara la inocencia de los futbolistas. En él se incluirían los resultados de las muestras A y B, los resultados de un contraanálisis, que se realizó unos días más tarde, y pruebas de que en México es común el uso del clembuterol para la engorda de ganado y aves y que la sustancia podía manifestarse en la orina de una persona en caso de serle realizado un examen. Como todos sabemos, el contraanálisis salió negativo, y cada vez son mayores las pruebas de que el clembuterol es prevalente en el país. En realidad, el caso ha servido para poner en evidencia las terribles condiciones de la carne que consume la población en México. Y si sirve para que disminuya la adulteración de las reses, ya habrá valido la pena todo el numerito. La muestra A (la original) fue analizada de forma muy general, porque no se consideraba prioritaria (México es de los pocos países que ordena estos exámenes antes de un evento) y sus resultados no contenían la cantidad de sustancia sino sólo si el jugador era positivo o negativo. Por ello no dieron a conocer originalmente. Sólo hasta que se destaparon las muestras B se pudo saber cuánto clembuterol había entrado en el organismo de los jugadores. Esos resultados aún no se han dado a conocer, porque forman parte del expediente antes mencionado, pero diversas fuentes me señalan que no sobrepasan las cantidades que la Agencia Antidopaje Alemana (NADA) encontró en turistas que visitaron México hace unos meses. Lo que sigue es muy importante. Como el análisis fue realizado de forma interna por la Federación, quien decide las posibles sanciones a los jugadores es la Comisión Disciplinaria de la FMF, no la CONCACAF o la FIFA como se ha insistido en los medios. Sólo en caso de que estos organismos estén en desacuerdo con la resolución tomada por las autoridades mexicanas, tomarían en sus manos el caso. La Federación ha estado en constante contacto con dichos organismos, y también con la Agencia Mundial Antidopaje (WADA por sus siglas en inglés), que conoce hasta el último detalle del caso. No es inocente que, después de este caso, el organismo esté considerando relajar sus lineamientos con respecto al Clembuterol en el futuro cercano. En este momento, el reglamento dice que cualquier cantidad de la sustancia es considerada un dopaje positivo, sin embargo, cada caso se analizará de forma individual, como está sucediendo con los cinco mexicanos. Así, con las pruebas en la mano, la Comisión Disciplinaria resolverá que el dopaje de los jugadores fue accidental y los absolverá al terminar la Copa Oro. ¿Por qué no antes? Por simple precaución, y para dejar claro que está consciente de la seriedad del caso. Hay que recordar que el laboratorio de la UCLA, donde se realizaron las pruebas, es el único reconocido por la WADA y la FIFA en la región, y los resultados de cada uno de sus análisis se comunican inmediatamente a los organismos en cuestión. ¿Qué podría salir mal en este momento? Con los datos que les estoy presentando, prácticamente nada, pero es imposible asegurar algo 100% antes de que suceda porque circunstancias ajenas siempre pueden cambiar algo de forma inesperada. Por lo pronto, no hay a la vista algo que pueda presentar un veredicto distinto al que les estoy presentando, pero el futuro es inescrutable. Más allá del gusto que me da que los futbolistas mexicanos hayan sido inocentes, me alegra también por quienes no caímos en la trampa de lapidar antes de tiempo. Muchos medios y personajes acusaron sin tener idea, sólo porque, para ellos, el escándalo y la grilla vende más que una verdad quizá menos sexy. Y se dijeron tantas tonterías en el caso que hasta daba pena leerlas y escucharlas. Ojalá fueran capaces de disculparse con la misma facilidad que acusan sin saber o por lo menos que les sirviera de lección para informarse un poco antes de abrir la boca. AÑADIDO: Acaban de dar la cantidad de clembuterol encontrada en los futbolistas, que van de los 0.6 a los 4.2 nanogramos, lo que está dentro del rango que se puede ingerir al consumir carne de acuerdo con Juan Manuel Herrera, el doctor de la CONADE en esta nota http://bit.ly/k97ZFY. Como siempre, pueden encontrarme en la dirección de correo que está arriba y el @martindelp. Pueden encontrar más información sobre este caso y otros temas en www.martindelpalacio.com.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas