Entre la Sub-20 y el sorteo

Este fin de semana sucederán dos acontecimientos importantes para nuestro futbol. Mañana comienza el Mundial Sub-20, en el que México aparece como uno de los equipos importantes.

Este fin de semana sucederán dos acontecimientos importantes para nuestro futbol. Mañana comienza el Mundial Sub-20, en el que México aparece como uno de los equipos importantes. El sábado, se llevará a cabo el sorteo para las eliminatorias del Mundial, donde el Tri conocerá a sus rivales en el grupo previo al Hexagonal. Tras el éxito de la selección Sub-17, la presión para el equipo que disputará el Mundial de Colombia ha aumentado considerablemente. Antes del verano, se pensaba que era ésta la selección que tenía más posibilidades, mientras que Fierro, Espericueta y compañía resultaban una incógnita absoluta. Para poder hacer un análisis de las verdaderas posibilidades de ese equipo, valga la pena hacer algunas puntualizaciones. Un Mundial Sub-20 es mucho más complicado. Los jugadores que participan ya tienen experiencia en primera división y sus países se toman mucho más en serio el torneo. En Europa, por ejemplo, el Sub-17 se ve como poco más que un torneo para niños glorificados. En la Copa del Mundo infantil todavía no está claro cuáles son los mejores jugadores de un país en la categoría, y es por ello que, en muy buena medida, las estrellas después no tienen tanto éxito en el terreno profesional. En el juvenil es muy distinto, quienes triunfan en estos torneos suelen tener después una carrera exitosa en el futuro. Es irreal pensar que México va a arrollar en Colombia. La selección de Juan Carlos Chávez tiene mucho talento, sin duda, y ha tenido una preparación envidiable. Pero ha sido muy irregular y es por ello que, en este momento, se sitúa en un segundo nivel entre los favoritos. Los principales candidatos son los sospechosos comunes (Brasil, España, Francia…), más el local Colombia, de gran actuación en Toulon. El Tri tendrá su prueba más importante en el partido inaugural ante una Argentina que luce más o menos en su mismo nivel. Un buen resultado lo ayudará a encarrilarse. Una derrota le hará la vida más complicada. De cualquier modo, el calendario se suaviza con Corea del Norte e Inglaterra (que no viaja con sus mejores jugadores de la categoría). Después los cruces para octavos son difíciles también. Siendo realistas, si México llega a cuartos de final será un muy buen resultado. Lo que siga será ya histórico. En este momento yo estoy en Brasil para el sorteo de las eliminatorias del Mundial. Si piensan que no tiene importancia porque la selección tendría que calificar sea como sea, están muy equivocados. Es cierto que el Tri debe conseguir su boleto a Brasil, pero la experiencia dicta que siempre será mejor tener un camino fácil. Hace cuatro años, escribí en una columna que los entonces dirigidos por Hugo Sánchez habían tenido muy mala suerte al tener que enfrentarse a Honduras, Canadá y Jamaica. Me criticaron por pesimista, pero el tiempo me dio la razón. De no ser por un travesaño y un cabezazo salvador de Matías Vuoso, hubiéramos visto Sudáfrica por televisión. Si tienen oportunidad, sigan el sorteo. Vale la pena no sólo por ver qué sucederá con México, sino porque también se definirán los grupos en Europa, África y Asia e incluso a quién tendrá que enfrentar el representante de CONCACAF en los repechajes. Es el inicio real del Mundial, y por lo que he podido vivir en Brasil en estos días, va a ser un torneo espectacular, lejos del frío y la falta de pasión de Sudáfrica. Como siempre, si quieren comentar de este y otros temas pueden hacerlo en el mail que está arriba y en www.twitter.com/martindelp. Si quieren leer textos más detallados y sobre otros temas pueden hacerlo en www.martindelpalacio.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas