La lógica del futbol mexicano

Los últimos dos meses han sido verdaderamente movidos para el futbol mexicano. Los escándalos se han mezclado con las alegrías y todos los aficionados hemos tenido suficiente material de discusión...

Los últimos dos meses han sido verdaderamente movidos para el futbol mexicano. Los escándalos se han mezclado con las alegrías y todos los aficionados hemos tenido suficiente material de discusión como para llenar innumerables horas de café y cerveza. Tanto así, que estas dos semanas en las que no ha pasado gran cosa se sienten hasta vacías.

Una de las cosas que más me llamó la atención de estos eventos es la cantidad de análisis erróneos que se podían leer y escuchar en medios de comunicación. Desde que iban a suspender de por vida a los “dopados” hasta que México podía ser inhabilitado de competencias internacionales. Y las pláticas con aficionados, lo mismo. Argumentos que podían ser rebatidos con un poco de lógica y pensamiento lateral.

Siempre que leamos o escuchemos una noticia o una opinión, lo primero que hay que pensar de dónde viene y si tiene un fin específico. Inmediatamente, hay que tratar de analizar si los factores que rodean esa información tienen sentido. Sólo entonces podemos dar la noticia como probable o la opinión como válida. Déjenme ponerles unos ejemplos.

Tras el escándalo de las prostitutas y la mala actuación con la selección Sub-22 en la Copa América escuché constantemente a “analistas” asegurar que México no volvería a ser invitado al torneo continental. Según ellos, Conmebol nos iba a “castigar” por eso y de ahora en adelante nos tendríamos que aguantar con la Copa Oro.

El problema es que dichos comentaristas no pensaron en la lógica de la situación. Nuestro país representa un ingreso muy importante para la confederación sudamericana en cuanto a patrocinadores. México se ha vuelto indispensable en las Copas América y un mal resultado no va a detener a los Leoz, Figueredo o Grondona de buscar billetes verdes.  Por ello, no fue sorpresa alguna cuando anunciaron al Tri como “invitado permanente” del torneo.

Lo mismo sucedió con los dopados. Cuando se anunció la noticia, la mayor parte de la gente saltó para pedir sanciones. Pero no muchos analizaron el trasfondo de la situación. Cinco (o nueve) positivos en un solo análisis por una sustancia que se puede encontrar en la carne de res es un evento de bajísima probabilidad y un escándalo mayúsculo. Sobre todo si esos “dopados” podían entablar un juicio y demostrar su inocencia.

Al salir cada vez más evidencia de la posibilidad de dar positivo por consumo de carne contaminada, era obvio que los iban a absolver, más aún cuando la WADA anunció sus intenciones de revisar la reglamentación del clembuterol y era la propia FMF la encargada de dictar sentencia. Pero los “analistas” seguían insistiendo en que algún castigo habría. Al final, todos sabemos lo que pasó.

Sobre el “Pacto de Caballeros” por ejemplo. En este caso me costó mucho trabajo entender qué había detrás. No me parecía lógico que los dueños se negaran fichar jugadores gratis. Incluso hice una convocatoria en mi blog para que pedir respuestas. Y Raúl Rodríguez dio en el clavo. No se trata de que los directivos quieran manifestar su poder apachurrando al jugador, como siempre, es el dinero el que está detrás, y no de la manera que creemos.

Cito a Raúl: “Supongamos que un equipo firma a un buen jugador a un salario bajo. Cuando al jugador se le termine al contrato, el equipo lo puede retener poniéndole un precio altísimo al jugador. Obviamente ninguno de los otros equipos lo va a querer comprar. Entonces se ve forzado a negociar con su equipo actual que tiene todas las ventajas, ya que el jugador solo puede jugar con ellos. Ahora puede darle un contrato a largo plazo y un salario menor al que se merece. Y para el jugador es firmar o parar”. Eso es, por ejemplo, lo que le está pasando ahora mismo a Rafa Márquez Lugo con el Morelia.

Del mismo modo, hay que tener cuidado al analizar los rumores sobre posibles traspasos. Lo primero que hay que ver es de dónde salió la nota. Muchas veces se trata de páginas escritas por fans o foros. Después, si tiene algún sentido: nadie va a pagar 5-6 millones de libras por un jugador mexicano desconocido en el plano internacional (y cuando sucede, como en el caso del Chicharito, difícilmente hay algún rumor antes del fichaje) . Y, por último, la necesidad del medio de comunicación. Esta es la época de los clicks y hay más competencia que nunca. Un titular de “Giovani dos Santos interesa al Real Madrid” asegura atraer tráfico al sitio aunque sea más falsa que una moneda de 4 pesos.

Para terminar, el caso ESPN. Yo sé que muchos los ven como los paladines de la independencia informativa. Lamentablemente no es el caso. Su estrategia ha sido totalmente planeada. Hay un porcentaje de la población que resiente que Televisa y Azteca sean dueños del futbol. A ese grupo es al que apela la cadena estadounidense. Es, de nuevo, una cuestión comercial. José Ramón Fernández siempre ha sido crítico, pero dejó de serlo cuando estaba en TV Azteca. Ahora lo hace de nuevo. Pero, en realidad, el caso más concreto es Faitelson.

Hasta antes del giro en la política de ESPN, David no era un periodista golpeador, sino visceral pero más bien analítico. A partir de que se convirtió en una cadena “antisistema” por conveniencia, el personaje Faitelson se radicalizó. En Centroamérica lo odian porque hace menos a sus equipos, y se ha convertido en un crítico acerbo de la FMF. Es todo parte del juego comercial. Puede gustarnos o no, pero habiendo trabajado en medios no lo critico demasiado, el show es así y de algo hay que comer. Eso sí, tenemos que estar conscientes de ello. En el mundo del futbol no hay Robin Hoods.

En muy buena medida, estos análisis erróneos se deben una mezcla de falta de información y visceralidad. Por eso es fundamental tener paciencia antes de juzgar y buscar en todas las fuentes posibles, aunque sean algunas con las que normalmente no estaríamos de acuerdo. Sólo así podemos ampliar nuestro criterio y entender realmente lo que pasa en el siempre movido futbol mexicano.

Siempre estoy a la caza de explicaciones lógicas de lo que sucede en el futbol, así que si se les ocurre alguna, pueden mandarla al mail que aparece arriba o a www.twitter.com/martindelp. Eso sí, por favor, que no sean teorías de la conspiración. Si quieren leer textos más detallados o de otros temas, pueden hacerlo en www.martindelpalacio.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas