La revolución táctica sí se televisará

La Final de la Champions del año pasado fue uno de los más grandes espectáculos futbolísticos de la década.

La final de la Champions del año pasado fue uno de los más grandes espectáculos futbolísticos de la década. Nunca en mi vida me había tocado ver una demostración como la del Barcelona en Wembley. El juego perfecto contra un rival de altísima categoría. Pases medidos, juego de primera intención, velocidad, movimiento sin balón, golazos. Insuperable… ¿o no?

Cada día que pasa, Pep Guardiola se labra un lugar más importante en el panteón de los grandes técnicos mundiales. Quien piense que lo que ha ganado es por la calidad de jugadores a su disposición no tiene demasiada idea de lo que habla. El técnico blaugrana es una de las mentes más brillantes en la historia del balompié, y lo que ha hecho en este inicio de temporada del Barcelona no hace sino demostrarlo.

Durante el mercado de verano, me pregunté constantemente por qué el Barça no hacía esfuerzo alguno en contratar un nuevo defensa central. Puyol tiene 33 años, y sus mejores tiempos han quedado atrás. Piqué está al tope de su forma, pero detrás suyo no hay nadie. El suplente es Fontàs, al que he visto jugar y aún está demasiado verde como para considerarlo una alternativa seria. Y, en lugar de buscar reemplazos, Guardiola contrató a dos jugadores ofensivos, Cesc y Alexis Sánchez.

¿Entonces? Con Puyol y Piqué lesionados, lo que hemos visto en este inicio de temporada es la primera gran revolución táctica de la segunda década del siglo. El torneo pasado, por necesidad, el Barcelona debió utilizar a Busquets y a Mascherano, habituales contenciones, en el medio de la zaga. Para esta temporada, hay que borrarle el “por necesidad”. Pep Guardiola se dio cuenta que ya no le hacen falta defensas centrales.

En el partido de la jornada pasada ante el Villarreal, los catalanes salieron en un 3-3-1-3. Busquets fue el líbero, Abidal y Mascherano completaron la línea. La idea es que, como el Barça suele mantener la pelota más de 70% del tiempo, mientras más elementos que sepan jugarla, mejor. Así, la salida era dictada por Sergio, con Abidal y Mascherano abiertos para recibir el balón. Keita, contención único, formaba el diamante, mientras Iniesta y Thiago hacían un tríangulo con el malí más adelante para mantener la circulación.

A la defensiva, la primera línea empezaba con los extremos, Pedro y Alexis, que bloqueaban la salida de los laterales del Villarreal, y como el Submarino Amarillo juega sin extremos, los tres centrales podían cerrarse y neutralizar con facilidad a Neymar y Rossi. Evidentemente, Guardiola eligió esta táctica al conocer las debilidades de su adversario, pero se trata ya de una tendencia, comprobado por el hecho de que, ante el Porto, el técnico del Barça acabó el partido con 6 mediocampistas centrales.

En realidad, lo que parece estar haciendo Pep es distribuir a sus medios en toda la cancha. Cesc ha jugado ya como falso nueve. Busquets como falso líbero. Mascherano como falso central. El futbol total del siglo XXI, con evidentes referencias al Barça de Cruyff y al Ajax de Michels. Para el Barcelona, el central rompedor ha muerto, lo mismo que el contención picapiedra. Es la filosofía que una vez tuvieron las fuerzas básicas del propio Ajax, “todos nuestros jugadores empiezan como 10, luego los repartimos por toda la cancha”, pero llevada al extremo.

¿Lo intentará ante el Real Madrid o el Manchester United? Habrá que esperar. Y también hay que decir que los centrales y contenciones clásicos están lejos de ser una especie en vías de extinción. El Barcelona puede hacerlo por la impresionante capacidad técnica de sus jugadores y casi ningún otro club puede darse el lujo, aunque me encantaría verlos tratar.

Por lo pronto, Sir Alex Ferguson tampoco se ha quedado atrás. Hace unos días, un colega periodista, Leonard H. Waldman, me hacía notar que el técnico escocés también decidió prescindir de los contenciones clásicos. Yo no había puesto atención, así que volví a ver sus partidos ante Tottenham y Arsenal. Anderson y Cleverley, que jugaron esa posición, están lejos de ser Makeleles, su función es retener la pelota, mientras que el excelente Phil Jones escalona hacia adelante para recuperar más arriba. El viejo lobo de mar quiere posesión, y también, de paso, revivir el 4-4-2. Es tratar de barcelonizarse sin ser el Barça.

Ahora, la pregunta que nos concierne. ¿Puede México jugar así? De cierto modo, ya lo ha intentado. Se pueden criticar los cambios y la elección de jugadores de Javier Aguirre en Sudáfrica, pero tácticamente fue de los mejores técnicos del certamen. Rafa Márquez alternaba entre el líbero y la contención, lo que generaba una línea de 3 no tan lejana a lo que intenta Guardiola con el Barça (de hecho, si esto hubiera pasado hace unos tres años, estoy seguro que Rafa tendría un lugar más que asegurado con los catalanes).

El problema está en los contenciones. México necesita jugadores capaces de retener la pelota, sobre todo por la velocidad de sus delanteros (por eso su obstinación con Sinha, pero es el jugador equivocado en la posición equivocada). Creo que los intentos de Chepo al poner a Molina y Zavala van por ahí, pero Torrado todavía es necesario. Si quiere subirse a la revolución, el principal objetivo del técnico nacional es encontrara esos futbolistas. ¿Diego Reyes? ¿Jonathan dos Santos? ¿David Cabrera? Quizá. Hace falta mucho ensayo y error, pero de la Torre tiene tiempo, habrá que ver si realmente busca eso.

Sea como sea, vienen tiempos interesantes en el futbol mundial y, por una vez, el camino parece ser el correcto.  Cuando se trata de poner jugadores creativos y sacar destructivos, siempre habrá que agradecerlo.

Como siempre, si quieren comentar sobre este y otros temas, pueden hacerlo al mail que está arriba o a www.twitter.com/martindelp. Si quieren textos más detallados o sobre otros temas, entren a www.martindelpalacio.com.

Además, ¡ha llegado la hora del Fantasy de la Champions! Y ya está lista la liga Reto MT. El año pasado quedé tercero entre más de cien participantes. ¿Creen que saben más que yo? Es hora de demostrarlo. El código es 14411-3112 en http://es.uclfantasy.uefa.com.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas