Conclusiones sobre los cambios de técnico

Para quienes no pudieron leerlo, ayer publiqué un artículo en Medio Tiempo sobre la pertinencia de despedir a un técnico a media temporada.

Para quienes no pudieron leerlo, ayer publiqué un artículo en Medio Tiempo sobre la pertinencia de despedir a un técnico a media temporada. El texto está basado en una exhaustiva investigación numérica que realicé con ayuda de Kereem Ruiz, Gustavo Torres y Ángel Castellanos, y pueden leerlo aquí (http://www.mediotiempo.com/futbol/mexico/noticias/2011/10/05/pitagoras-acciona-la-guillotina-de-tecnicos) Este estudio fue muy importante para mí, porque es la primera vez que los resultados contradicen por completo mi tesis original. Antes de empezar yo estaba convencido de que cambiar de técnico a media temporada no causaba efecto alguno en un equipo. Me equivoqué. Hay una marcada tendencia a la mejoría, sobre todo a corto plazo, lo que, en principio, justifica la decisión de muchos clubes al echar a sus entrenadores. Por eso me parece muy importante investigar los mitos en el futbol mexicano. No se trata de sacar estadísticas así como así, sino de utilizarlas para comprobar si las prácticas comunes en nuestro deporte favorito son realmente útiles o no. Así, entre otras cosas, con mi equipo trataremos de investigar si es cierto que México recibe más goles de lo normal a balón parado o si el 2-0 es el marcador más engañoso. Pronto verán los resultados por aquí. Mi idea, como sueño guajiro, es que algún día los directivos de los equipos se fijen en este tipo de investigaciones y las utilicen para tomar decisiones más informadas y que eso ayude a nuestro futbol. No soy un iluso y sé que no será fácil, así que por lo pronto me conformo con difundirlas para los aficionados a los que les interese conocer un poco más de cómo funciona el deporte que seguimos cada semana. Volviendo al tema de los entrenadores, por razones de espacio, no pude incluir todos los resultados que me hubiera gustado en la nota, pero aprovecho esta columna para darlos a conocer. Estoy seguro que les parecerán interesantes. En principio, vale la pena destacar que sí existe un efecto motivacional inmediato de un cambio de técnico, aunque muy pequeño. Normalmente, un nuevo entrenador da 40,08% de rendimiento en la temporada, contra 27,98% de los despedidos. Pues bien, en sus primeros cinco partidos, el porcentaje de efectividad de los técnicos sustitutos es de 41,75%. Pese a ello, no me parece que la diferencia sea tan grande como para justificar despedir a un entrenador cinco partidos antes de acabar un torneo. Una estadística importante es que los técnicos de relevo que terminaron siendo exitosos a largo plazo con sus equipos, lo fueron desde sus primeros partidos. De los 40 entrenadores con mejor porcentaje de efectividad (49% o más), tan sólo tres tuvieron menos de 40% en su primera temporada. Curiosamente, dos de ellos fueron en Santos, Daniel Guzmán y Fernando Quirarte. El otro fue Mario Carrillo en América. El “Capello”, sin embargo, ha sido un pésimo relevo a partir de entonces, incapaz de superar el 36% en Puebla y Tigres. Con mucha diferencia, el mejor relevo en la historia de los torneos cortos ha sido Enrique Meza en Toluca. El “Ojitos” tomó un equipo que Juan Manuel Álvarez tenía en 6% de efectividad y lo subió hasta 55% en su primer torneo (73,33% en sus primeros cinco partidos). Duró 37 meses con los Diablos, más que cualquier otro relevo, y tuvo un impresionante porcentaje de efectividad de 63%, más que cualquier otro técnico a largo plazo. Ya se ha convertido en un lugar común criticar al Cruz Azul. Viendo los números, es totalmente injusto. No sólo los cementeros han sido el mejor equipo en México en cuanto a puntos, sino que su Directiva ha sido un ejemplo a seguir a la hora de cambiar técnicos. Los entrenadores celestes suelen durar más de una temporada en el banquillo, y siempre dan mejores resultados que sus antecesores. Su problema ha sido la incapacidad de ganar en Liguillas que, en mi opinión, es ya consecuencia de un círculo vicioso emocional. Hay tanta presión en el plantel, que se derrumba al primer contratiempo, pero no puede criticársele la falta de trabajo (la falta de transparencia sí, pero esa es otra historia). Para acabar con la columna de hoy, déjenme darles el porcentaje de efectividad de los entrenadores considerados de élite en el futbol mexicano actual. El mejor es Guillermo Vázquez, con 57%, aunque lleva pocos torneos. Impresiona más Meza, con 55%. Por su parte, otros dos técnicos de largo recorrido, Víctor Manuel Vucetich y Ricardo Ferretti tienen 48% y 51%. Otros nombres: “Profe” Cruz, con 43%, Manuel Lapuente 49%, Raúl Arias 48%, Ricardo La Volpe 48%, Luis Fernando Tena 51% (aunque 37% en sus últimos 6 torneos) y Hugo Sánchez 52%. Para concluir de forma práctica. Como lo mencioné en la nota, si un técnico no tiene 39% de los puntos a la mitad de un torneo, vale la pena pensar en sustituirlo. Si un entrenador no tuvo más de 40% como relevo, muy probablemente no lo tendrá después, así que no hay que mantenerlo. Y si uno se encuentra a un entrenador que le da más de 50% en una temporada, es absurdo cambiarlo (como pasó con José Luis Real). Perdonarán la avalancha de números, la próxima semana volvemos a la normalidad. Si quieren la base de datos completa, tienen dudas sobre un técnico o equipo en particular o les interesa saber más, escríbanme a martindelp@gmail.com, o a www.twitter.com/martindelp

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas