¿Quieres escribir columnas? Lee esto

En el pasado, los periódicos reservaban sus columnas para las plumas más respetadas. No cualquiera tenía un espacio para escribir su opinión.

En el pasado, los periódicos reservaban sus columnas para las plumas más respetadas. No cualquiera tenía un espacio para escribir su opinión, y cada palabra de los Manuel Seyde, Fernando Marcos o Agustín González “Escopeta” era leída y aceptada como cierta. Ser columnista significaba un privilegio pero, sobre todo, una gran responsabilidad.

Los tiempos han cambiado, los medios de comunicación se han masificado y ahora cualquiera puede escribir sobre cualquier cosa, con ventajas y desventajas para los lectores. Por un lado, los periodistas jóvenes no tienen que esperar toda una vida para poder opinar. Hace 20 o 30 años, la columna que están leyendo en este momento y el medio de comunicación en donde está alojada serían impensables. Por otro, se pueden encontrar barbaridades inenarrables. Verdaderos estropajos periodísticos, que sólo nos hacen perder el tiempo que podríamos dedicar, no sé, a ver la telenovela de las 8.

Al mismo tiempo, la llegada de Internet ha permitido que muchos jóvenes puedan hacer públicas sus opiniones, en algunos casos mucho mejor razonadas que las de los propios periodistas. Las fuerzas básicas del medio ya no están en las escuelas, sino en la red. Semana con semana, en Twitter me llegan columnas de aprendices de reportero, que me piden retroalimentación. En general no tengo tiempo y, salvo que encuentre una que realmente me cautive, prefiero no contestar a hacerlo sin el detalle que me gustaría. Por eso, hoy escribiré una serie de consejos que, en mi experiencia, son esenciales para convertirse en un buen columnista.

1.- Que sea coyuntural. Eso quiere decir que se relacione con lo que está sucediendo en ese momento. Escribir sobre un partido que se jugó la semana anterior no tiene sentido, porque ya los lectores estarán pensando en otra cosa. Si quieres hablar del pasado, busca que tenga alguna referencia al presente. Por ejemplo, ¿cómo se compara el Tri del Chepo con el de Mejía Barón?

2.- Que tenga un ángulo distinto. El problema con tratar de ser coyunturales es que muchas veces los textos se reducen a la opinión del columnista sobre lo que pasó el fin de semana. ¿Por qué voy a querer leer eso? ¿Qué me aporta? Siempre hay que buscar enfoques diferentes e interesantes para el lector. Me daría muchísima flojera leer otro artículo lleno de elogios para el Barcelona, pero me encantaría un análisis sobre si funciona el 3-4-3 de Guardiola. Un buen ejemplo es éste (http://espadadedamocles86.blogspot.com/2011/11/campanas-y-lavados-de-imagen.html), la redacción no es muy buena, y la tesis no me fascina, pero el ángulo es inesperado e interesante. Con eso ya es más que suficiente.

3.- Que sea universal. Puede ser que seas fanático de los Coyotes del Neza versión 82/83, pero pregúntate ¿le importa realmente al resto de la gente? Si quieres hablar de algo específico, trata de relacionarlo con temas que sean de interés general. Por ejemplo, ¿cómo se compara el nuevo talento ghanés con los mejores jóvenes del mundo en su posición?

4.- Utiliza tus fortalezas. Hace poco, recomendaba a un joven muy entusiasta que, por el momento, se abstuviera de hacer análisis tácticos. ¿La razón? Le faltaba experiencia en la materia y, en consecuencia, conocimientos. Para empezar a ganarse el respeto de los lectores, hay que demostrar que sabes de lo que hablas. Para ello, comienza hablando de lo que sabes. Mientras tanto, estudia. Una de las maravillas de Internet es que se ha vuelto mucho más difícil engañar al lector. Hay que prepararse lo más posible.

5.- Piensa en tus lectores. Si escribes en una página de alcance nacional, ¿es realmente necesario hablar de los Xolos de Tijuana cada semana? Si en la sección de comentarios de despedazan siempre que publicas, ¿no deberías cambiar tu enfoque? Si te encanta la Serie A, pero en México a nadie le interesa, ¿quién te va a leer? Analiza a tus lectores y escribe para ellos. Y no te olvides de darles material interesante, no algo que ya hayan visto 50 veces en televisión y leído en 342 páginas, probablemente mejor escrito.

6.- Utiliza lenguaje simple. Cuando empezamos a escribir, solemos sentirnos poetas -más aún si admiramos a Jorge Valdano o a algún otro columnista argentino-. Para ello, utilizamos lenguaje rebuscado y en cada línea buscamos la frase perfecta. En general, el resultado es infame y la columna ilegible. Recuerda: lo más importante es que el lector entienda lo que quieres decir. Las oraciones impecables llegarán por sí solas, con el tiempo y la práctica.

7.- Si quieres quejarte, hay mucha competencia. José Ramón Fernández. David Faitelson. Carlos Albert. Tres nombres con un común denominador. Cada vez que escriben –o hablan- lo hacen para quejarse de algo. Y tienen miles de imitadores en distintos medios. Si quieres seguir ese camino, allá tú, pero esa carretera está embotellada. Busca algo distinto.

8.- Aporta algo nuevo. Intenta que, cada vez que un lector termine de leer tu columna, se quede con un aprendizaje. Puede ser un dato, un punto de vista o, si tienes acceso, una exclusiva. Yo ya no pierdo mi tiempo leyendo refritos, pero siempre me interesará un texto que me enseñe algo que antes no sabía.

9.- Si quieres ser polémico, susténtalo. ¿Tienes una teoría de la conspiración? ¡Bien! ¿Quieres que te tomen en serio? Aporta pruebas. ¿Justino y Decio son unos ladrones? ¡Demuéstramelo! ¿La liga mexicana es cada día más mediocre? ¡Pásame los datos! Ser polémico es una garantía de tener lectores; no sustentarlo es una garantía de que nunca más te van a leer.

10.- Escribe, estudia y vuelve a escribir. Practica lo más posible, pero no escribas lo primero que te salga de la cabeza. Ve los partidos no como aficionado, sino como analista, con un lápiz en la mano, y buscando ángulos diferentes. Ser periodista requiere sacrificios, y ser bueno, aún más. Deja la chela y agarra el cuaderno. El respeto se gana trabajando. Y ¡por piedad! Ni una falta de ortografía. Eso es suficiente para descalificar cualquier análisis.

Si quieres más consejos o discutir de cualquier cosa, puedes escribirme al mail de arriba o en www.twitter.com/martindelp, y si quieres leer textos más detallados o sobre otros temas puedes encontrarlos en www.martindelpalacio.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas