Demos FIFA 15 Vs. PES 2015: feroz paliza

Hoy me estreno en una nueva faceta, la de analista de juegos de video. La verdad es que, aunque no soy un experto en el tema, he jugado toda mi vida, sobre todo a juegos de futbol.

Hoy me estreno en una nueva faceta, la de analista de juegos de video. La verdad es que, aunque no soy un experto en el tema, he jugado toda mi vida, sobre todo a juegos de futbol. Así, ahora que tuve la suerte de jugar los dos demos, el de FIFA 15 y el de PES 2015, me siento totalmente autorizado a hacer una comparación. Y utilizaré los mismos apartados que las páginas especializadas, para que se vea más profesional. Antes de arrancar, vale la pena hacer una aclaración. El FIFA 15 sale en una semana mientras que al PES 2015 le faltan dos meses. Esto hace que, por supuesto, haya una diferencia importante en el desarrollo de ambos. Dicho esto, hay elementos, como las gráficas y la jugabilidad, que no cambiarán gran cosa, así que sí se puede hacer un análisis con cierta certidumbre. Ah, y en ambos casos la plataforma es el PlayStation 4. Arranquemos pues: GRÁFICAS: Después de haberme pasado un año entero jugando a FIFA 14, esperaba con ansias la diferencia en la nueva versión, ya con un año de desarrollo en PlayStation 4. El resultado es alucinante. No sólo los jugadores se ven increíblemente realistas, tanto en la cara como en los movimientos del cuerpo, sino también los estadios, los aficionados, el pasto.  Me atrevería a decir que no sólo es el mejor juego de futbol en la historia gráficamente hablando sino el mejor gráficamente de PlayStation 4 hasta la fecha. Es así de bueno. El PES 2015 es, en comparación, una decepción absoluta. Siempre se trató de un juego menos realista que el FIFA, más caricaturizado, pero en esta caso la diferencia es gigantesca. Los jugadores parecen tener todos el mismo tamaño, y aunque sus caras están bien dibujadas, son eso, dibujos. El único estadio que tiene el demo también se ve bien, pero es también un dibujo, en ningún momento te sorprendes a ti mismo diciendo, “wow, esto es increíble”, y los espectadores son igual de planos que en versiones anteriores. En suma, se podría decir que las gráficas son las de un juego promedio de PlayStation 3, ni más, ni menos. JUGABILIDAD Así como en la parte visual, los movimientos de los jugadores de FIFA 15 son impresionantes. La cantidad de animaciones es ridícula. Realmente uno tiene la sensación de que está moviendo a un futbolista. No puedo recordar cuántas veces en FIFA 14 grité con desesperación cuando había un remate poco realista, o cuando un jugador corría lentísimo en diagonal, o cuando los defensas alcanzaban a un delantero que les llevaba metros de ventaja, eso es ahora cosa del pasado. Del mismo modo, los centros ya no son gol en automático, y tirar con Messi o Xavi de media distancia no es un tiro al blanco. Se necesita aprender bien los movimientos y ser fino con el control, de otro modo, el resultado no es el que se espera. Aquí viene, sin embargo, uno de los problemas del juego. En su afán por corregir las fallas de la edición pasada, sobre compensaron hacia el otro lado. En FIFA 14 era imposible regatear, ahora es facilísimo y eso, aunado a la dificultad en los disparos de media distancia y los remates de cabeza, hace que todos los goles sean un slalom por el centro y que jugadores como Messi, Neymar o Agüero sean casi imparables. Se llega al punto absurdo en que sacar de centro es un arma temible. Sólo basta que uno de los cracks tome la pelota, haga dos movimientos y llegue al marco rival. Porque, además, la defensa siempre está mal colocada. Es un problema importante que ojalá sea corregido en la versión final. El PES 2015, por el contrario, parece ser superior tácticamente. Se siente una cancha más grande, con jugadores mejor repartidos. Hacer un gol quitándose rivales desde el saque de centro es esencialmente imposible, como debe ser. Sin embargo esa es, probablemente, su única ventaja sobre el FIFA 15. En el resto, es como poner al BATE Borisov en el Santiago Bernabéu. Los movimientos son repetitivos, las animaciones limitadas. Las faltas son siempre iguales, y para hacerlas hay que apretar necesariamente el botón de barrida, lo que provoca tarjetas al por mayor. Los movimientos están bien, si se tratara del año 2012, pero contra una competencia como la actual, la diferencia es gigantesca. Se siente como un juego de arcade, no como uno de nueva generación. La verdad es que es muy decepcionante. SONIDO Y MENÚS Pongo estos dos elementos tan dispares en el mismo apartado porque tienen algo en común. FIFA 15 gana también por paliza pero seguramente porque está más avanzado en el desarrollo. Este es el tipo de cosas que se pueden mejorar mucho desde la salida del demo hasta la del juego completo, así que estoy convencido que el PES 15 mejorará lo que se puede ver hasta el momento. Hasta ahora, los menús del FIFA 15 están integrados de la misma manera que el resto del juego, como si se tratara de una transmisión de televisión. De nuevo, son muy impresionantes. El sonido es envolvente y los cánticos de la tribuna son muy realistas, aunque uno siempre se pregunta si es tan difícil incluir más y no repetir todo el tiempo los mismos. No debería ser tan difícil. El PES 2015 tiene, en cambio, los mismos menús de Konami de toda la vida, esos cuadrados azules que se meten en la pantalla. Los de selección de equipo tienen algunos detalles gráficos más interesantes, pero de cualquier modo parecen sacados del Winning Eleven del Mundial 2002. El sonido, lo mismo, plano y anti climático. Supongo que eso lo cambiarán. Deben hacerlo. OTROS ASPECTOS

Como esta reseña está basada en demos, es imposible hablar de licencias y equipos. En ambos casos, sólo hay algunas escuadras disponibles y se pueden jugar partidos amistosos. En principio, FIFA 15 tendrá más licencias, pero PES 2015 tendrá las importantes también. Del resto de funciones del juego tampoco se puede hacer una evaluación hasta que salgan los dos. CONCLUSIÓN Jugué primero el FIFA 15, y después de unas horas de asombro absoluto por la mejoría con respecto al FIFA 14, empecé a desesperarme por los problemas del juego: la facilidad para regatear, la casi imposibilidad de anotar de lejos, los problemas al cabecear. Eso hizo que, en principio, sintiera que el juego no era tan bueno como pensé en un principio. Pasé un par de días sin jugar y bajé el PES 2015. Los primeros partidos fueron divertidos, y le encontraba ciertas ventajas sobre el FIFA 15. Después cambié de nuevo el juego y volví a la realidad. La diferencia es monumental, absurda. FIFA 15 tiene algunos problemitas que pueden desesperar en ciertos momentos, pero es completísimo, impresionante. Si ElectronicArts arregla los detalles que faltan, será un juego que marcará una generación. Es la Champions League. PES 15 tiene algunos detalles interesantes que pueden ilusionar en ciertos momentos, pero al final simplemente es un juego de Playstation 3 disfrazado. Es una decepción total. No representa evolución alguna de entregas anteriores y orilla a uno a preguntarse cómo en 10 años pasó de ser el juego faro a un lejanísimo segundo lugar. Es, tristemente, el equivalente a la Concachampions. Como siempre, los invito a opinar en el mail de arriba, la sección de abajo o en www.twitter.com/martindelp Pueden ver videos del gameplay de FIFA 15 aquí https://www.youtube.com/watch?v=oxQLzqpQ9GQ , y del PES 2015 aquí https://www.youtube.com/watch?v=uVAU63ccX4g.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas