Son los entrenadores, estúpido

Ya pasó más de una semana desde el despido del "Piojo" y la identidad del próximo entrenador de la Selección Mexicana sigue siendo un misterio.

Ya pasó más de una semana desde el despido del “Piojo” y la identidad del próximo entrenador de la Selección Mexicana sigue siendo un misterio. Varios de los posibles candidatos ya se autodescartaron y a otros la Federación no parece haberlos contactado. La telenovela va a durar bastante tiempo aún.

Algo que ha pasado desapercibido, sin embargo, son los poquísimos candidatos mexicanos que se han puesto sobre la mesa. El único que realmente ha sonado es Víctor Manuel Vucetich, si acaso algunas voces aisladas han hablado de Tomás Boy. Fuera de eso, nada.

En realidad, no se trata de una sorpresa. La baraja de técnicos mexicanos en Primera División es reducidísima. Desde hace años, los técnicos nacionales son siempre los mismos, y se hacen cada vez mayores. Vuce tiene 60 años, “El Jefe” tiene 63, “Ojitos” Meza cumplió 67 en marzo, Sergio Bueno es un jovencito de 53 y el “Chepo” de la Torre casi un polluelo de 49.

De hecho, son sólo seis los estrategas nacionales que tienen trabajo en el Apertura 2015 y sólo el técnico de Chivas es menor de 50. Hay un evidente problema de relevo generacional en los banquillos del fútbol mexicano, y ese es un problema importante que debería ser discutido.

El talento no tiene edad, por supuesto, pero es preocupante que no surjan nuevas generaciones de técnicos en el país. A final de cuentas, River Plate acaba de ser Campeón de la Libertadores con Marcelo Gallardo al frente, con todo y sus 39 años, cuando Pep Guardiola ganó el famoso sextete en 2009, tenía 38.

José Mourinho fue Campeón de Champions con el Porto tenía un año más.

En general, las revoluciones tácticas tienen el sello de la juventud, y en México parece que no nos hemos dado cuenta. Y vale la pena preguntarse cuál es la razón de esa falta de renovación de la baraja de técnicos nacionales.

En primer lugar, llama la atención que de nuestros mejores jugadores de los últimos años, prácticamente ninguno ha decidido dedicarse a la dirección técnica. Cuauhtémoc Blanco es político, Luis Hernández, Luis García, Oswaldo Sánchez, Alberto García Aspe y una larga lista son comentaristas. Ramón Ramírez tiene proyectos en Estados Unidos. Sólo Paco Palencia ha dejado clara su idea de dirigir, pero aún no ha recibido la oportunidad.

Sería interesante preguntarles por qué decidieron elegir opciones alejadas de los banquillos, pero tiendo a pensar que tiene que ver con la enorme inestabilidad que se vive en los equipos del fútbol mexicano, y la falta de oportunidades en general. ¿Para qué prepararse para ser técnico por años si te van a dar cuatro partidos como bombero y después te despedirán para traer un extranjero?

Pero también tiene que ver con una cierta falta de preparación del entrenador mexicano. A final de cuentas, si los equipos eligen traer técnicos de afuera con tal frecuencia es que algo se está haciendo mal en casa a la hora de presentar opciones que puedan competir con las que llegan del exterior.

Y esa falta de entrenadores sin duda se refleja en los resultados de los equipos, y en la ausencia de un estilo propio del balompié azteca. Si no somos capaces de generar nuestras propias ideas tácticas y desarrollar métodos que reflejen la esencia del futbolista mexicano, ¿cómo podemos esperar que nuestros jugadores sean exitosos?

En estos tiempos en que la Liga MX está tratando de mejorar su imagen y cambiar las formas en que se han hecho las cosas en nuestro país por años, me parece fundamental tomar medidas para preparar a los entrenadores mexicanos de manera que impulsen el desarrollo de nuestro futbol en lugar de obstaculizarlo.

Como siempre, los invito a opinar en el mail de arriba, la sección de abajo y en www.twitter.com/martindelp.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas