Trácalas en el deporte

El deporte mundial, desde hace muchos años se ha visto envuelto en grandes escándalos de corrupción.

Saludos Enchilados amigos de Mediotiempo. El deporte mundial, (a fin de cuentas “operado” por humanos), desde hace muchos años se ha visto envuelto en grandes escándalos de corrupción; hasta llegar al chisme más reciente que conocemos, y que fue “la cereza del pastel de la corrupción”, presentando a una FIFA insaciable para dar y repartir billetes verdes por todos lados en los últimos años.

Pero lo cierto es que, según la edición clandestina: “Manual para las trácalas en el Deporte”, (escrito en colaboración por varios autores en el mundo: Blatter, Lance Armstrong y otros), éstas se tienen que dividir en dos grandes puntos: a) la corrupción en la competencia, y b) en la gestión deportiva.

La corrupción en la competencia, está presente cuando se manipulan partidos (dando paso a los amaños y movimientos en las apuestas); o bien cuando se violan las normas por los mismos atletas, como es el caso del dopaje, mediante el cual se trata de sacar ventaja a los oponentes y buscar ganar por encima de todo para obtener beneficios económicos por la vía de los patrocinios.

En el caso de la corrupción en la gestión deportiva, se encuentran entre otros, el soborno y la manipulación, casos en los que el Comité Olímpico Internacional (COI) y la FIFA se han visto envueltos.

Hoy, el máximo organismo de fútbol está siendo ahorcado por las investigaciones desarrolladas por la fiscalía suiza y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, sobre la elección de Rusia y Qatar para celebrar los Mundiales en 2018 y 2022 respectivamente. El COI también esquiva (como muchos ambulantes del Centro Histórico a la autoridad), denuncias sobre la elección de Qatar como sede del Mundial por parte de la Federación Internacional de Balonmano (IHF) en este año y del Mundial de 2019 por parte de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF); y es que pareciera que Qatar es el “ombligo del mundo”.

El deporte en el orbe mueve mucho dinero, y eso lo hace un objeto de deseo para los atletas y sus dirigentes; pareciera que a la menor provocación (como la prima de un amigo) caen rendidos en las garras de la tentación.

De ahí que, en una entrevista a un dirigente deportivo le preguntaran: ¿Por qué cree que todos los políticos son corruptos? Y él contestara: - Bueno, ¡algunos no somos políticos!

Nos leemos el próximo viernes y recuerden: “Máscaras habrán muchas, pero Enchilada… sólo una”.

Sígueme en Twitter: @mascarenchilada

Y en Facebook: Mascara Enchilada

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas