Jornada dramática

La jornada internacional para el futbol mexicano estuvo caracterizada por el dramatismo ya que tanto en Copa Libertadores como en la de Campeones de CONCACAF, los partidos se resolvieron de último...

La jornada internacional para el futbol mexicano estuvo caracterizada por el dramatismo ya que tanto en Copa Libertadores como en la de Campeones de CONCACAF, los partidos se resolvieron de último momento.

Habrá que decir que ambos juegos se caracterizaron por una intensa lucha, por un gran desgaste físico, pero poco futbol.

América y Toluca nos brindaron 180 minutos de futbol mezquino, poco atractivo y hasta en ocasiones aburrido, ambos fiel a su estilo, proyectando en el terreno de juego la filosofía futbolística de sus directores técnicos. Esto no quiere decir que no se haya jugado con fuerza entrega y seriedad, ya que en ambos frentes, tanto en Monterrey como en la Ciudad de México se jugaba un prestigio y el acceso a una mayor vitrina mundial.

Toluca que no cambia, un equipo equilibrado en que cada jugador sabe perfectamente que recorridos tiene que hacer y hasta donde puede llegar. América que sigue dependiendo mucho de sus individualidades, de un Cuauhtémoc que no termina de tomar su forma física y de un "Piojo" López que encuentra la precisión y no alcanza la velocidad que lo caracteriza.

Un juego en donde desafortunadamente el Árbitro termina influyendo de forma por demás notoria. El gol de Kléber es en claro fuera de lugar. SÍ, EN FUERA DE LUGAR Y NO DEBERÍA DE HABER CONTANDO. Sin embargo me parece que Toluca se encierra demasiado y cede en demasía la posesión de la pelota, así como gran parte del terreno de juego. Toluca no buscó más, trataron de aguantar demasiado tiempo, sobraban 24 minutos, el momento anímico era de los "rojos" y tendrían que haber aprovechado esa situación.

El arbitraje nada fuera de lo normal. MALO, bastante malo, y digo nada fuera de lo normal porque a eso nos han acostumbrado los norteamericanos en cuestiones arbítrales, permitió un gol en fuera de lugar y no marcó un penal sobre el "Chaco" Giménez.

CONCACAF volvió a demostrar que le falta mucho para ser una Confederación seria en todos los sentidos. La elección del Árbitro pasa únicamente por decisión del organismo que preside Jack Warner y después de lo que se ha visto en el Interliga y partidos amistosos de la Selección Mexicana, el partido merecía un arbitraje de mayor capacidad.

Por si fuera poco, los altos dirigentes del organismo rector de los destinos futbolísticos de la zona brillaron por su ausencia. Jack Warner y Chuck Blazer "brillaron por su ausencia". ¿Cómo piden seriedad, entrega y profesionalismo en este torneo?, si son los primeros que carecen de esto.

Por su parte los Tigres auténticamente arañaron el triunfo de último minuto con un Carlos Ramírez que nuevamente se convierte en figura con muy pocos minutos en el terreno de juego, primero le dio el triunfo a su equipo en el Clásico Tegiomontano y ahora los califica a la siguiente ronda del certamen continental.

Un equipo de Tigres que sigue demostrando que con lo que se cuenta en el terreno de juego no va de acuerdo con quien se tiene en la banca. Tigres cuenta con demasiados hombres de vocación ofensiva, que les gusta ir hacia adelante porque además así están acostumbrados, mientras que en el banquillo se encuentra un técnico muy capaz, pero de estilo y forma de juego de mayor precaución que obliga mayormente a sus dirigidos a un sacrificio y funciones defensivas que simple y sencillamente no están acostumbrados.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas