Tri y PAN

Cada vez que se acerca una Copa del Mundo vemos con gran frecuencia comerciales o campañas publicitarias con los seleccionados mexicanos, no importa si se trata de un detergente, compañías...

Cada vez que se acerca una Copa del Mundo vemos con gran frecuencia comerciales o campañas publicitarias con los seleccionados mexicanos, no importa si se trata de un detergente, compañías telefónicas, pomadas para los pies, comida chatarra y ya ni hablemos de empresas refresqueras que han da-da-da-do tema para la polémica

Así es la publicidad, que se vale de cualquier cosa para incrementar sus ganancias. Cada producto tiene una campaña, un público cautivo y una estrategia de venta y si esta requiere de un famoso para incrementar sus ventas pues es válido.

Pero ¿qué tan válido es que un partido político busque personajes famosos para que apoyen públicamente su campaña?

Y pregunto esto debido a la situación actual de seleccionados nacionales como Ricardo Osorio y Francisco Fonseca, quienes manifiestan abiertamente su apoyo a Felipe Calderón, formando así parte de la campaña panista por ganar la silla presidencial.

Creo que para formar parte de una campaña así se necesita una gran responsabilidad social. Conocer el plan de Gobierno a fondo, es decir, saber como se va a combatir la inseguridad, cuales son sus proyectos de educación, que proyección económica va a tener el país, etcétera. Si ellos de verdad conocen al candidato y su visión gubernamental, bienvenido sea, están en todo el derecho de hacerlo, de otra forma me parecería muy irresponsable y comprometedor de su parte.

Es una decisión individual, a mí no me gusta ver deportistas ni actores anunciando y gritando a los cuatro vientos sus preferencias políticas. Creo que los partidos políticos son oportunistas y sólo utilizan a los personajes en cuestión para ganar adeptos, lo cual me parece una opción muy barata.

Sería mejor observar verdaderas propagandas políticas con propuestas directas y formales en lugar de las campañas publicitarias de los partidos. Sé que no es el primero ni el último caso de este tipo, así como tampoco es un asunto exclusivo de  México, simple y sencillamente no me gusta que los políticos utilicen el futbol como trampolín y objeto publicitario.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas