El fin justifica los medios

Hoy sólo queda la tristeza del haberse quedado nuevamente en la orilla, queda un sabor amargo por no reflejar que se fue superior a Argentina, aunque en términos reales no es así. Hoy queda ese...

Hoy sólo queda la tristeza del haberse quedado nuevamente en la orilla, queda un sabor amargo por no reflejar que se fue superior a Argentina, aunque en términos reales no es así. Hoy queda ese sentimiento del "ya merito" y del "jugamos como nunca y perdimos como siempre". Que triste es irse de una Copa del Mundo cuando pensamos que no se hace honor a la justicia, pero en fin, así es este juego, y hoy, como lo ha sido en las últimas tres ediciones nos regresamos a casa con las maletas vacías.

Fueron los mejores minutos y por mucho el mejor partido de México en el Mundial. Este equipo nos hizo recordar a aquél de la Copa Confederaciones con la salvedad de que en esa ocasión sí se hicieron los goles necesarios, que México si encontró la portería rival y supo aprovechar lo que se generó de medio campo hacia adelante, caso contrario a lo que pasó en este Mundial.

Nos cansamos de escuchar que "sólo falta el gol", que "generamos las opciones que es lo importante". Esas fueron frases muy escuchadas por la Selección Mexicana y tenían razón, nos faltaron los goles, mismos que determinan quienes son grandes y quienes siguen siendo competidores, y es que el gol es el objetivo primordial de este deporte, el más importante y para muchos lo único, sin importar como se juegue, mientras caigan bienvenidos sean, y cuando estos llegan, el "jogo bonito" pasa a segundo término.

Es como si en las elecciones presidenciales venideras escucháramos a un candidato perdedor diciendo: "mi campaña fue excelente, tenía la mejor propuesta y estoy contento con ello, lástima que sólo faltaron los votos" ¿Sería ridículo no?

Es una pena, de verdad que lo es, porque se trabajó con empeño y entusiasmo para alcanzar metas nunca antes vistas. Lo viví de cerca y se la impotencia que generó la derrota ante una Argentina que sólo vio la pelota en poder de los mexicanos.

Argentina nos mandó a casa, y de paso nos recordó que para ganar esto se necesitan goles y nada más, que no importa como se juegue, que lo importante es ganar, nos recordó que "el fin justifica los medios".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas