¿Con dinero baila el perro?

Frases como "con dinero baila el perro" o "saliendo el payaso y soltando la carcajada" suelen, curiosa pero comúnmente, aplicarse al futbol mundial, en donde los directivos parecen creer en la ley...

Frases como "con dinero baila el perro" o "saliendo el payaso y soltando la carcajada" suelen, curiosa pero comúnmente, aplicarse al futbol mundial, en donde los directivos parecen creer en la ley del más fuerte económicamente hablando, es decir, el que tenga más lana ganará casi por obligación.

La cultura de compra ha invadido a los personajes que mandan en los equipos, por tal motivo, hoy en día los dueños de los clubes no pueden ser menos que un millonario y con ganas de invertir (por no decir perder), grandes cantidades de dinero.

Parece que los fabricantes han pasado de moda, que las maquinarias de producción ya no trabajan como antes y que ahora se tienen que utilizar nuevos métodos para poder armar equipos competitivos, y es ahí donde se escapan millones de dólares además de una gran acumulación de fracasos.

El mejor ejemplo de esto es el Real Madrid, el gran magnate del negocio, el equipo que parece no importarle invertir e invertir sin recibir nada a cambio; jugador que está de moda en el mundo tiene que formar parte de la plantilla “Merengue”, no porque sea el mejor, sino porque repito, está de moda.

El Madrid ha gastado una auténtica millonada en contrataciones y sigue sin encontrar solución a sus problemas ¿No será tiempo de invertir en lugar de gastar? Volver a sus raíces y creer en su producción interna. Darle la posibilidad al talento que seguramente tienen trabajando en sus fuerzas inferiores en lugar de seguir contratando basura.

En México también pasa lo mismo, recordemos la administración de Salvador Martínez Garza al frente de Chivas donde gastó escandalosas cantidades y sólo pudo ganar un titulo.

América sería el mejor ejemplo de esto. El equipo intentó armar por mucho tiempo un equipo competitivo a golpe de chequera, y cuando llegaba el final de la Temporada los resultados eran igual de pobres. Gastó dinero  y creyó que el simple hecho de contratar buenos jugadores los haría campeón, y después de muchos millones de dólares, se dieron cuenta de que el negocio no funcionaba así. No quiero decir con esto que hoy en día no cometan el mismo error.

Tigres lo está viviendo en carne propia. Su Directiva se ha dedicado a comprar y comprar, haciendo del gasto un deporte y una actividad completamente normal. Hoy vuelve a vivir una de sus peores crisis. Es increíble que uno de los equipos que mayor presupuesto tenga en el futbol mexicano esté involucrado con temas de descenso y muy lejos del nivel que todos esperábamos.

Es una realidad, hay que invertir, creer y trabajar en nuestra producción para bajar costos y percatarnos de nuestros defectos para así darnos cuenta de una vez por todas que con dinero, no siempre baila el perro.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas