Mala costumbre

México ha sido capaz de demostrar que hoy puede competir con cualquiera. Su crecimiento futbolístico ha sido tan notable que hoy es respetado en todos sus niveles: desde el económico hasta el...

México ha sido capaz de demostrar que hoy puede competir con cualquiera. Su crecimiento futbolístico ha sido tan notable que hoy es respetado en todos sus niveles: desde el económico hasta el deportivo, de hecho, en el primer factor (el de los dineros) no sólo ha generado una profunda admiración a nivel continental, sino cierta envidia. Es tanto el potencial económico que posee nuestra Liga que en ocasiones provoca cierta enfermedad visual en los dirigentes.

Primero se importaron jugadores, después directores técnicos y de ahí se desencadeno el mal hábito de "comprar por comprar". Entonces se contrató "talento" extranjero de todo tipo: preparadores físicos, auxiliares técnicos, visores, entrenadores, y hasta directivos.

No es un tema de xenofobia ya que hay mucha calidad extranjera en este país que es bien apreciada, es simple y sencillamente un tema de capacidad.

Hoy me entero que han llegado un par de entrenadores españoles para hacerse cargo de las fuerzas básicas de los Tigres, ellos son Alberto Giraldez y Albert Gil, ambos de las escuelas del Real Madrid, situación que me parece ilógica ya que hay demasiada capacidad mexicana en la Sultana del Norte y todo el país como para contratar a dos "formadores" de talento venidos del extranjero. Más aún cuando llegan de España.  Los ibéricos sufren del mismo mal que nosotros, que es el gastar más de lo que invierten. Su llamada "Liga de las Estrellas" está poblada de extranjeros, comunitarios o como quiera llamarles; sus estrellas nos son españolas ya que España tiene una producción muy pobre de jugadores. Sus Fuerzas Básicas están en crisis y es por eso que cuando llega un Mundial la historia es la misma de siempre. Su Selección ha estado rodeada de fracasos en los últimos años, y esto se debe a que España no es un productor de futbolistas, sólo es el mejor consumidor del mundo.

La última gran joya del futbol español es Raúl González y está cerca del retiro. España sigue viviendo del recuerdo de sus grandes gladiadores como: Fernando Hierro,  Emilio Butragueño, José Mari Bakero, Miguel González "Michel", Carlos Alonso Santillana, "Txiki" Begiristain, etc... El caso de Fernando Torres o "La Perla" Reyes sieguen siendo meras esperanzas.

Insisto, hay mucha gente identificada con la camiseta felina que conoce a profundidad su historia y las necesidades del club que podrían encargarse de la cantera. Ahora bien, si el asunto pasa por la desconfianza hacia el producto nacional ¿Por qué no traer formadores argentinos o brasileños? Ya que ellos son los países más exportadores en el mundo, y además de las cuestiones natas de ambos sudamericanos, su trabajo con jóvenes es tan bueno como para poder aprenderles algo.

Mientras algunos directivos sigan confiando ciegamente en los "espejitos" que se venden desde el extranjero, éste futbol seguirá teniendo demasiadas piedras en el camino.

Sólo queda desearle suerte a la gente que llega a Tigres y esperar resultados.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas