Valores del futbol

¿Qué tanto es tantito? ¿En qué momento se rebasa la oportunidad y se raya en la viveza? ¿Qué tan astuto se es cuando se engaña o se abusa de la incapacidad del juez? ¿Qué tan válido es golpear a...

¿Qué tanto es tantito? ¿En qué momento se rebasa la oportunidad y se raya en la viveza? ¿Qué tan astuto se es cuando se engaña o se abusa de la incapacidad del juez? ¿Qué tan válido es golpear a un rival? Son preguntas que cada futbolista podría responder tomando como base un buen ejercicio de sinceridad y juego limpio. Desafortunadamente, las teorías de todos irán en función de la "ventaja" que se pueda del reglamento, y en la medida que se pueda, engañar al árbitro. Hay valores que se han quedado en la simple teoría y el "Fair Play" como concepto en general, es una de las máximas en la vida, sin embargo, a la hora de llevarlo a práctica, todo cambia. Hablo de muchas acciones que se dan en los partidos de futbol: fingir una falta, mentarle la madre al árbitro, el comportamiento salvaje de pseudos aficionados, golpear a un rival y provocarlo verbalmente para causar una reacción violenta. Estos dos ejemplos van de la mano con lo sucedido este fin de semana pasado en donde Fabián Cubero golpeo a Cuauhtémoc Blanco. Siendo sinceros y conociendo al "10" americanista, seguramente provocó al argentino verbalmente con cuanta ofensa pueda pasar por su mente. Cubero, sabedor del carácter de su rival, respondió con el golpe que todos vimos. La sanción de Cubero es justa. Esa clase de comportamientos deberán de ser siempre castigados: por hacer valer el reglamento y en sí, por amor al juego. Justo sería también que se pudieran sancionar toda clase se provocaciones verbales, situación, repito, sumamente común en Cuauhtémoc. No pretendo con esto que el reglamento arranque de tajo la esencia de este deporte, en el que ha habido y habrán toda clase de choques tanto físicos, como mentales, culturales y hasta, desafortunadamente, raciales. Esto es simple y sencillamente  en pro de un juego más limpio y leal.  Los golpes seguirán existiendo así como las mentadas de madre, los empujones y todo lo que conlleva un deporte de contacto como el futbol, no pedimos que eso se acabe porque sería imposible concebir este deporte con tales ausencias, sólo es una petición por un juego de choque, pelea, encontronazos pero en un marco de lealtad.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas