Fomento a la mediocridad y a la injusticia

Nuestro sistema de competencia tiene demasiadas bondades, tantas, que de alguna u otra manera fomentan la mediocridad. Podríamos criticar desde el modo de calificación a la Liguilla, etapa,...

Nuestro sistema de competencia tiene demasiadas bondades, tantas, que de alguna u otra manera fomentan la mediocridad. Podríamos criticar desde el modo de calificación a la Liguilla, etapa, (tomando en cuenta el Repechaje), a la que pueden acceder más de la mitad de los participantes de la liga.

Por eso siempre he dicho que calificar a la fase final del campeonato debería de ser una obligación para el noventa por ciento de los equipos, ya que generalmente, el diez por ciento restante está involucrado en problemas de descenso, y es en este tema en el que podríamos centrar la parte medular de esta crítica: en la forma de determinar que equipo no es lo suficientemente poderoso para pertenecer a la elite. Hoy, Querétaro podría estar sufriendo una de las más grandes injusticias; más allá de la resta de tres puntos (que dicho sea de paso fue lamentable), el sistema de cocientes otorga ventajas a los equipos establecidos en la Primera División y grandes desventajas para aquellos de reciente ingreso. El club que gana deportivamente su derecho para ingresar a la Primera División, tiene demasiados obstáculos reglamentarios como para poder mantener su franquicia en tan sólo dos torneos. Sería mucho mas equitativo darle más tiempo al club que viene de la División de ascenso como para poder captar la misma cantidad de patrocinadores, esto a su vez, le daría una mayor plataforma económica para reforzar al plantel, además de la planeación deportiva, que por cierto, Querétaro no tuvo, no por una mala logística, sino porque cuando consiguieron el boleto de ascenso, tuvieron sólo 24 horas para poder registrar su plantel. Otra alternativa sería eliminar la ridícula tabla de porcentajes (que en realidad son cocientes), esto daría una mayor oportunidad de pelear directamente con los rivales, y no con su historia reciente, que evidentemente pone en desventaja al recién ingresado. Esto genera una competencia más leal, deportivamente hablando, más justa.  Querétaro tiene en sus manos la salvación, aunque de forma muy hipotética ya que si el conjunto de Gallos obtiene 4 puntos de aquí a lo que resta del torneo, Santos podría perder todos sus juegos y aún así permanecer en el Máximo Circuito, y si Querétaro hiciera 5, a Santos le bastaría uno sólo. En caso de que alcanzaran 6, Santos necesitaría 4. La única opción que tiene Querétaro para no depender de Santos, es haciendo NUEVE PUNTOS, situación que luce complicadísima ya que en TRECE jornadas apenas suman TRECE puntos. Todo parece indicar que los queretanos se quedarán una vez más sin equipo, y todo esto por un sistema de competencia que no juzga la actualidad, sino el pasado reciente, mismo que el recién ingresado al Máximo Circuito, no tiene, y esto siempre será una desventaja deportiva. Querétaro es hoy el más firme candidato a dejar su puesto sin ser el peor equipo del año futbolístico, y esto, quieran o no, es una gran injusticia fomentada por el a veces tan bondadoso y otras tan disparejo sistema de competencia.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas