Cuenta regresiva

Dicen que las despedidas siempre serán tristes, sin embargo la del Tricolor rebasó los límites ya que no fue como los federativos, jugadores y Cuerpo Técnico hubieran deseado, de hecho, tampoco la...

Dicen que las despedidas siempre serán tristes, sin embargo la del Tricolor rebasó los límites ya que no fue como los federativos, jugadores y Cuerpo Técnico hubieran deseado, de hecho, tampoco la afición. Paraguay se encargó de echar a perder la fiesta, misma que tuvo pocos argumentos para que los invitados pasaran un buen rato.

La gente hizo una buena entrada en el Estadio Azteca, querían despedir a "su" Tricolor con las Golondrinas, pero después de noventa minutos, solo quedó ánimo para mentadas de madre y abucheos sonoros que provocaron la molestia de Hugo Sánchez, quien al final del partido dijo que "hacia falta mejorar en educación".

Se perdió, cierto, sin embargo lo verdaderamente importante (dijera Lalo Trilles), es analizar el funcionamiento del equipo mexicano y que tantas dudas deja después de enfrentar una Selección de exigencia como lo fue Paraguay.

La preocupación pasa por el escaso tiempo para trabajar en lo colectivo. Hugo Sánchez ha tenido muy pocos entrenamientos con el equipo completo, de tal forma, (y como suele suceder con los equipos nacionales), se depende de sobremanera en las individualidades, pero cuando estas no aparecen, suele suceder lo que pasó el pasado martes. Más aún cuando enfrente se tiene uno de los equipos que tienen como objetivo primario destruir y anular al rival con base en una buena defensa.

Al equipo le hace falta trabajo, pero la mala noticia es que no hay tiempo, de tal forma, los jugadores deberán aceptar sus responsabilidades y responder de acuerdo a sus capacidades físicas y técnicas. Los problemas se generan en el medio campo, donde sólo Andrés Guardado sigue ratificando que pasa por un gran momento. Por el otro lado, el derecho, tanto Alberto Medina y Fernando Arce, tiene la obligación de generar espacios y darle profundidad al ataque mexicano. Adolfo Bautista, deberá sacarse de la cabeza su situación con Chivas y aportar su cuota de talento. 

No sé que tanto pueda cambiar este equipo en la competición oficial, y no hablo de la Primera Ronda, sino del incremento en cuanto a dificultad cada ronda superada.

La cuenta regresiva está en marcha; las exigencias son muy altas y las expectativas podrían rebasar lo que hoy puede ofrecer este equipo en su conjunto. Sin embargo el nivel individual de esta Selección está por encima de cualquier otra en nuestra historia reciente, y eso nos hace creer que quizá alcance para tener dos buenos torneos.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas