Otra vez el Tuzo

Fue Pachuca otra vez. Quizá no tan fiel a su estilo y a la propuesta que nos tiene acostumbrados, y se entiende, en plena Pretemporada es imposible alcanzar un rendimiento óptimo y que cubra las...

Fue Pachuca otra vez. Quizá no tan fiel a su estilo y a la propuesta que nos tiene acostumbrados, y se entiende, en plena Pretemporada es imposible alcanzar un rendimiento óptimo y que cubra las necesidades de la colectividad. Sin embargo ganó, porque a eso nos ha acostumbrado este equipo: por tradición, filosofía, convencimiento grupal, o incluso por accidente.

Presentaron dos nuevas caras al ataque: Rafael Márquez Lugo y Luis Gabriel Rey. Se conocen desde hace tiempo, fueron compañeros durante mucho tiempo en Morelia, así que el entendimiento no será problema. Sin embargo, de ambos se espera mucho más de lo que ofrecieron en el cuadro michoacano. Rafa tendrá que dejar de ser la eterna promesa, mientras que el colombiano tiene la obligación de recuperar la contundencia.

Pachuca ha mantenido la hegemonía que comenzó el 14 de Mayo del 2006 cuando Aquivaldo Mosquera conectó con la cabeza para marcar el gol con el que los Tuzos accedieron a la Final del Torneo de Clausura 2006 en el último minuto de juego. La historia se repitió en la jornada 3 del Clausura 2007, donde Luis Ángel Landín marcó de la misma forma para obtener tres puntos en el Estadio Jalisco.

El 18 de Abril del mismo año, Marvin Cabrera marcó el gol del empate a ocho minutos del final del partido de ida por el título de Campeones de CONCACAF. Siete días después, Pachuca obtuvo el boleto al Mundial de Clubes en serie de penales. Ambos equipos se fueron en cero después de 180 minutos. Alberto Medina estrelló en el poste el segundo disparo de muerte súbita, y fue el mismo Landín el encargado de enterrar las aspiraciones rojiblancas para asistir al torneo en Japón.

Guadalajara fue mejor el martes pasado en términos generales. Tuvo mayor tiempo la pelota y supo que hacer con ella hasta el penúltimo toque. Coparon la mayoría de los espacios y generaron buen futbol, sin embargo, sin ese pequeño gran detalle de la definición, no hay triunfos, y eso fue lo que le sucedió al equipo de José Manuel de la Torre.

De tal forma, Pachuca se instaló en la Semifinal del Superliga, instancia a la que Morelia intentará acceder esta noche cuando enfrente al eliminado y decepcionante América.

El Tuzo "pinta" bien para este torneo de Apertura. Mantienen la misma base, situación que en un equipo ganador siempre será garantía.

Conocen perfectamente la menara de pensar de su técnico. Visualizan perfectamente el movimiento de sus compañeros en el terreno de juego y suelen ser solventes y fáciles en el traro de pelota.

Calero, como siempre, será pilar en la formación. Una defensa sólida y que bajo el mando del colombiano Mosquera, ha encontrado rigidez y muy poca flexibilidad.

El equilibrio y sacrificio de Gabriel Caballero y Jaime Correa, hacen que el medio campo mantenga una comunicación limpia con defensas y atacantes: Giménez y Chitiva, aportan la dosis necesaria de talento, además su capacidad para concluir las jugadas. Los cambios de ritmo que suele imprimir Damián Álvarez en los segundos tiempos suelen asfixiar al rival.

La jerarquía que ha ido obteniendo Juan Carlos Cacho en la zona de definición hacen de este equipo uno de los máximos favoritos al título. Y es que Pachuca, es los pocos equipos capaces de utilizar la grandeza de sus individualidades para ponerlas al servicio del conjunto.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas