Aprendiendo de las derrotas

Se les cayó la final planeada. Sí, la Copa de Oro, está hecha para ser un negocio y por eso se planea que México y Estados Unidos encabecen sus respectivos grupos y lleguen a la final. Esto no...

Se les cayó la final planeada. Sí, la Copa de Oro, está hecha para ser un negocio y por eso se planea que México y Estados Unidos encabecen sus respectivos grupos y lleguen a la final. Esto no sucedió. Al igual que México entorpeció las cosas en Alemania para la final esperada, aquí Colombia eliminó a los verdes y Concacaf tendrá problemas para llenar los partidos finales.

Finalmente descansaremos del Tri, una actuación sobresaliente en Alemania y un fracaso en los Estados Unidos. Sin embargo, lo ganado en la Confederaciones, es mucho mayor a lo perdido en la Copa de Oro. Esta derrota debe caer bien, las críticas seguirán a flote, Hugo se comerá los micrófonos esta semana diciendo que solo con él tiene sentido nuestro equipo nacional, en fin, tantas cosas que se dirán y pues habrá que aprender de este fracaso.

Lavolpe llevó a un cuadro con muchas caras nuevas y lo combinó con algunos jugadores que participaron en Alemania. A pesar de que México no jugó tan mal como dice el resultado, Lavolpe espera haber cumplido su misión de observar jugadores de cara al compromiso importante del 2006.

Después de la grata actuación del Tri en la Confederaciones, sumada a los partidos de esta Copa de Oro, el técnico nacional deberá estar cada vez más seguro de a quien querrá ver en territorio teutón. Lo que sigue es terminar en la cima con las eliminatorias y prepararse al máximo con equipo completo.

Esperemos que el caso Carmona-Galindo se extinga lo antes posible, por más tinta que gastemos, no se llega a ningún lado y es una decepción cómo han manejado las cosas. Sin embargo, no se vale agarrarse de esto para terminar con un proceso, que a pesar de fracasar en la Copa de Oro, ha caminado de forma adecuada.

Dejemos a Lavolpe trabajar, vendrán los meses más importantes de preparación y con un enfoque 100% de cancha, llegarán los resultados. Después de la Copa Confederaciones, no hubo mas que elogios para el Tri, las derrotas son buenas, llegan en momentos idóneos para rectificar y ser humildes, se ha mejorado (basta como los jóvenes Chivas le pelearon de tú a tú al Madrid), pero aún faltan 10 meses para Alemania, primero se deberá calificar y después planear adecuadamente para que nuestra selección supere por lo menos lo hecho en mundiales anteriores.

Suerte a Borgetti en su aventura inglesa, que sea para su bien y para el bien de la Selección Mexicana.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas