¡Nos vamos al Mundial!

Se logró finalmente la “obligada” calificación al Mundial, recuperando el primer lugar por goles sobre los Estados Unidos. Cierto que perdimos con ellos, pero ahora ya es lo de menos, lo único...

Se logró finalmente la “obligada” calificación al Mundial, recuperando el primer lugar por goles sobre los Estados Unidos. Cierto que perdimos con ellos, pero ahora ya es lo de menos, lo único importante es la adecuada preparación del Tri de cara a la cita teutona.

Los protagonistas de la selección pidieron disculpas y clamaron por la unidad de todo el medio en apoyo al proceso. Me parece adecuado que reconozcan sus errores y de esa forma poco a poco se deberá lograr esa unidad que arrancó con la ratificación de De la Torre y Lavolpe.

La unidad debe darse, el equipo nacional no es de los federativos, ni del técnico que está, ni del que quiere estar, ni de algún jugador, es de todo un país que encuentra en el futbol su pasatiempo más importante. Un país que tiene todo el derecho a exigir y a hablar cuando los resultados no llegan. Un país que no está acostumbrado a ver triunfar a sus equipos. Un país ávido de poder ver a su equipo en no cuatro sino en por lo menos cinco partidos en una Copa del Mundo. Un país que pega duro pero al final es muy noble y hoy celebra su inclusión como el décimo invitado.

El proceso de calificación fue fácil en la cancha, lo difícil vino afuera con declaraciones fuera de lugar, con enemigos tirándose con todo el uno al otro, con problemas de pantalón largo, con sustancias prohibidas y muchas otras cosas que nunca salen a la luz. Ojalá todo eso haya quedado enterrado ayer junto a los panameños. Faltan exactamente nueve meses para el arranque del Mundial y coincido en que la unidad nos hará más poderosos.

Todos, incluyendo a los detractores, deben apoyar a la Selección. Los que hoy no están, algún día llegarán y deberán esperar los tiempos. Si algún jugador hace falta, que se le llame, siempre y cuando esto sea por el bien de la Selección. Hay unos que faltan, otros que sobran. Hoy, la calma prevalece, se calificó más fácil que nunca, pero lo más difícil está por venir.

Apoyaremos con todo al Tricolor, es lo que más nos conviene. Seguirán las críticas y las exigencias, pero ojalá todo el debate y la pasión sea respecto a lo que suceda en la cancha. Discutamos por ejemplo sobre quién debe ser el lateral derecho, quién será el mejor contención, hablemos sólo de futbol y olvidemos las discusiones absurdas y descalificaciones que no llevan a ningún lado (ya bastante tendremos seguramente con los aspirantes presidenciales al 2006). Roguémosle al técnico nacional que moldee su carácter, que hable estrictamente de futbol y de su equipo y que no le de pretextos a la prensa para ser encarado y desviar la atención de lo importante, lo que sucede en el terreno de juego.

Felicidades pues, a todos los mexicanos, porque ahora sí, podemos decir, por cuarta ocasión consecutiva, ¡Nos Vamos al Mundial!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas