Momento Histórico

Fue grandioso, el campeonato mundial obtenido en Perú y es sin duda el mayor logro del futbol mexicano en toda su historia. Hay tantas emociones y tantas cosas que decir, que nos tenemos que ir...

Fue grandioso, el campeonato mundial obtenido en Perú y es sin duda el mayor logro del futbol mexicano en toda su historia. Hay tantas emociones y tantas cosas que decir, que nos tenemos que ir con calma.

Hoy se logró algo que nunca habíamos sentido, presumir que México tiene la mejor selección del mundo de 17 y menores, mejor incluso que la brasileña, muy superior a la holandesa y a varias más. Lo de ayer, nos hizo gritar, en ocasiones hasta decir “esto no puede ser posible”, en fin, tantas emociones que este extraordinario grupo de jóvenes encabezados por Chucho Ramírez, nos han regalado.

Esta selección goza de individualidades y verdaderas futuras estrellas, sin embargo, es más valioso el juego de conjunto, un equipo equilibrado en todas sus líneas y con una banca excepcional. Un trabajo discreto, del que nadie hablaba, del que pocos conocían. Hace tres semanas, el 90% de los aficionados al futbol no habían ni siquiera oído los nombres de Giovanni, Vela, Villaluz, y quizás pocos se acordaban de la trayectoria de un exjugador de nombre Jesús Ramírez. Hoy, todo México está con ellos, vibra y anhela, que este logro tenga repercusión en nuestra historia y que este éxito contagie a los demás equipos nacionales, y porqué no empezar con la mayor, en el próximo campeonato mundial en Alemania 2006.

Habrá muchos que ya se subieron al carro del triunfo, es lógico y hasta cierto punto entendible en un país que futbolísticamente tiene muy pocos títulos. Lo más importante será que este momento histórico tenga una repercusión positiva, y así como discretamente este proceso tuvo el mayor de los éxitos, esperemos que la continuidad se de en un programa real de largo plazo que funcione en todos los niveles de nuestro balompié, ya vimos que sí se puede, que sí hay talento, así es que no debe haber mayores pretextos. Este triunfo es muy valioso, sin embargo compromete a México a permanecer en ese lugar y más aún, seguir creciendo, los pretextos del pasado deben desaparecer, este título habla por sí solo.

Los dueños siempre hacen lo que les da la gana, y es hasta cierto punto válido ya que su dinero es el que está en juego, pero si lo que más les importa es eso, el billete, entenderán que éxitos como este, serán mejor que cualquier cosa que hayan imaginado, en lo deportivo y económico, así es que así como son de fregones y exitosos con sus empresas (extra futbol), le dediquen un poquito más de su tiempo y verán la recompensa económica, dejando de perder dinero, lo que a veces sucede.

Hoy es momento de gozar, de gritar esa frase que siempre vimos muy lejana, ¡Somos Campeones del Mundo!, lo que sigue será trabajar para que lo logrado sea solo el primer paso de la entrada del futbol mexicano a la élite mundial. Me imagino perfectamente a Celso y Anderson como futuras figuras del futbol mundial en los grandes clubes de Europa, eso mismo debemos esperar de varios de los nuestros, que en no más de cinco años sean un referente en el mundo y sus nombres sean peleados por los grandes clubes del mundo. Así como sabemos que los cariocas estarán ahí, debemos pensar que en México esta generación ha marcado un cambio que hará que las cosas sean diferentes para el futbol mexicano a partir de hoy, no hay mañana, debemos aprovechar este momento, ya que todos, absolutamente todos (afición, jugadores, técnicos, dueños y hasta los medios) saldremos beneficiados por lo sucedido en Lima.

Enhorabuena a estos chavos campeones del mundo y a Jesús Ramírez por el “qué” y sobre todo el “cómo”, discretos, humildes, con mentalidad ganadora y sobre todo, con muchísimo talento. ¡¡¡Gracias México Sub-17!!!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas