Contrastes

“Siempre hay tiempo para corregir y tomar el camino correcto”, esta frase se hizo presente en el estadio de CU, gracias a un par de goles de Moctezuma Serrato. El ex-delantero americanista le...

“Siempre hay tiempo para corregir y tomar el camino correcto”, esta frase se hizo presente en el estadio de CU, gracias a un par de goles de Moctezuma Serrato. El ex-delantero americanista le demostró a la porra universitaria que ha dejado muy atrás su pasado, y que ahora vive para defender los colores azul y oro.

Serrato ha vivido dos sentimientos básicos de toda afición: el odio y el amor. El odio de cualquier porra a los rivales históricos, en este caso el de Pumas por  América o Cruz Azul. Serrato, al haber vestido los colores crema, sabe que, sencillamente, esto lo marca para siempre y con mucha más presencia ahora que milita en el cuadro universitario, pero el domingo pasado le demostró al grito de “Goya” que está dispuesto a corregir y formar parte de la historia del conjunto en el torneo presente.

Me da mucho gusto por el 19 de los universitarios que se mostró fuerte frente de los abucheos, digno del “Goya” de quienes asistieron al estadio de CU. Y, en este momento, me viene a la memoria lo acontecido hace unos días cuando el conjunto de Coapa visitó las tierras brasileñas y un grupo de seudo aficionados al once universitario osó llevar una bandera Puma y apoyar al América con la idea de que en ese encuentro se jugaba un Brasil-México. Que equivocados están y que indignos son al usar la bandera que representa a los muchachos de UNAM.

Así, al final del día podemos ver los contrastes en sentimientos; Serrato, que empieza a ganarse el poder vestir el 19 que lo hace parte de uno de los clubes con una historia grande dentro del mundo del futbol y con una de las porras más autenticas de nuestro balompié; mientras que, por el otro lado vemos a un grupo de personas que no merecen llamarse aficionados Puma, ya que, cuando se va a un encuentro en donde no participa el club de nuestros amores, simplemente se va disfrutar del partido, en cambio, cuando en el juego participe ese equipo que nos hace vibrar, se va con la idea de sufrir, gozar y apoyar durante los 90 minutos, sin importar la posición de la tabla o con quién se enfrente.

En el fútbol sólo existe negro y blanco, nunca hay grises para quienes en verdad sienten los colores de cualquier institución y muestran con orgullo en las buenas o en las malas el ser fan de algún equipo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas