Responsabilidad

Al parecer, la Copa América ha sido la excepción de lo acontecido durante el año futbolístico, si hablamos de las competiciones de más alto nivel en donde equipos no favoritos levantaron la Copa y...

Al parecer, la Copa América ha sido la excepción de lo acontecido durante el año futbolístico, si hablamos de las competiciones de más alto nivel en donde equipos no favoritos levantaron la Copa y callaron a todo pronóstico adverso, pasando desde los conjuntos Porto y Once Caldas, hasta una selección griega que levantaba la mano en Portugal y gritaba en lo alto “Campeón de Europa”. Pero llego el turno para nosotros, México, quienes no éramos catalogados los más débiles de la competencia ni los favoritos de la misma, pero al ver la alegría ajena de aquellos que nunca habían sentido en su corazón y alma la palabra “campeón” nos daba una esperanza en poder vivir lo mismo y empezar a soñar que tiempos mejores podían empezar a llegar para nuestro fútbol nacional.

Pero un 4 a 0 sencillamente nos regreso a la continuidad histórica del tricolor, una selección que parece que puede o que la situación se presta para poder llegar más allá de lo cotidiano, y al final del día vivimos lo mismo que se vivió ayer y que se ha vivido durante los últimos años. Es hora que los encargados del fútbol, aquellos que hacen calendarios, quitan y ponen equipos, decretan cuantos extranjeros pueden jugar, sean los que hoy asuman su responsabilidad de lo que ha pasado durante los últimos años, ya que no es la culpa total de los once que corrieron en Miguel Grau o de aquel que comenta al final del encuentro “Como lo dije recién, ya uno esta cansado. Yo ya me voy”.

Pienso que gran parte de los fracasos de los últimos años son responsabilidad de aquellos que juegan en las mesas vistiendo pantalón largo, quienes sólo ven por la conveniencia de su cartera y no le hacen ni el menor caso a la afición que llena, grita y compra lo que ellos representan. Es tiempo que abran sus ojos y que las decisiones que han tomado durante los últimos años han dado como resultados eliminaciones mundialistas con escuadras que no tiene historia futbolística, una sola estrella a nivel internacional ya retirado el mejor dentro de la cancha pero afuera su brillo se opaca por su soberbia y que el día de hoy solo haya un par de jugadores participando en una liga de mayor jerarquía que la nuestra y lo peor es casi no juegan y se podría decir que son del montón en Europa.

Señores federativos, dueños de los equipos, directores deportivos y a todos aquellos que están relacionados con las decisiones que le dan rumbo al fútbol nacional, asuman su responsabilidad con los resultados, empiecen a trabajar y sacrificar la billetera a cambio de formar y hacer mejores futbolistas, y así respetar a todos aquellos que gritamos y vivimos con pasión el verde que viste a nuestra selección. Y como ustedes saben, el negocio más grande es la Selección Mexicana pero al parecer no les interesa y sus decisiones en lugar de engrandecer al tricolor solo la devalúan. Hoy en día el fútbol ha mostrado que esta abriendo la puerta de la historia y permite que nuevas escuadras formen parte de ese grupo selecto de campeones, espero que mientras esa puerta esté abierta logren conciliar ideas y formas de trabajo que logren hacer entrar al balompié nacional a ese selecto grupo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas