Aquí camina puro futbol ...

Llegué al aeropuerto internacional de Eseiza ayer jueves a las 6 de la tarde. Volé desde Heathrow luego de pasar una semana espectacular en Manchester. Atrás quedan los pubs y las vizantinas...
Llegué al aeropuerto internacional de Eseiza ayer jueves a las 6 de la tarde. Volé desde Heathrow luego de pasar una semana espectacular en Manchester. Atrás quedan los pubs y las vizantinas discusiones con irlandeses, ingleses e italianos en las que éstos defendían a capa y espada el catenaccio y aquellos decían que sin Beckham y Oleg Gunner Solksjaer no hubo, ni en broma, un pedacito de emoción.
 
Las botellas de Pillsner y Guiness quedaban vacías, la plática se hacía una latente hermandad y al final, como si Luis Omar Tapia estuviese ahí y lo hubieran seguido en las transmisiones de siempre, quedó claro que el futbol es el deporte más bello del mundo y que los noventa minutos de jugar defensivo valían como pretexto para brindar ya sea en inglés, en alemán o en español. Por los goles que no hubo... salud!!!
 
Buenos Aires me recibe con un clima sabroso, estamos a 20 grados centígrados y el viento sopla a gusto, de frente. "Ché, ¿vos vas al fútbol?" preguntó el taxista, que parece hablar igualito a aquel que nos llevó meses atrás a la cancha de San Lorenzo y que nos contó la historia "oculta" de Diego Maradona y su diabólico manager Coppola. La escena se repite. Las peatonales Florida y Lavalle lucen llenas como siempre, la única diferencia es que las argentinas ya van más tapadas, guardaron las "ojotas" (así le dicen a las chanclas) y las polleras (faldas) que lucían en verano y que robaban suspiros de los locales, de los turistas y de los que no estaban ahí pero que sabían que en argentina camina puro bombón.
 
Y sí, ya tenemos las entradas para la Bombonera que silenciosa espera el superdomingo. Compré entradas para la zona más fresona ya que después de haber estado en la sección "popular" el verano pasado me quedó claro que ahora lo que quiero es sentarme y ver futbol. No más olor a mariguana, pero sí la misma pasión. La reventa ronda los $100 y $200 pesos, el coloso de la Boca seguro se va a llenar.
 
El Andi D´Alessandro y Cavenaggi no paran de dar entrevistas, ahora ya fuera de la Libertadores, prometen a la fanaticada Millonaria que saldrán a morirse en la grama boquense y que les regalarán no sólo los tres puntos sino la reivindicación de su orgullo en este otoño bonaerense.
 
Esperemos pues el superdomingo, estamos.
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas