¿Apostamos?

Luego de las consecuencias por el último escándalo del Tri, lo único que nos haría creer en ganar la próxima Copa América serían la ilusión cegada o una fe excesiva con ojos de aficionado.

Luego de las consecuencias por el último escándalo del Tri, lo único que nos haría creer en ganar la próxima Copa América serían una ilusión cegada o una fe excesiva con ojos de fanático.

El sustento futbolístico no aparece en una Selección tan limitada como inexperta, que a unos días de su debut perfila como la de menor expectativa en 18 años de invitaciones al certamen de Conmebol. El riesgo de escribir la peor actuación en Sudamérica amenaza en el papel.

Los ocho separados por el lío en Ecuador se llevaron con ellos una buena dosis de la contada calidad que se encontraba en el equipo. Aún teniéndolos existían serias dudas y estaba la impresión que faltaría tiempo de trabajo para afinar al equipo, de por sí en desventaja por la famosa condición de ser Sub22.

Ahora, ni la incorporación del mejor Giovani que se ha visto en Selecciones Mayores parece enderezar un barco que fue saboteado por su propia tripulación.

Con esto no quiero decir que México no pueda ser campeón, y lo aclaro. Lo que digo es que siendo realistas no se ve por dónde.

México suele cumplir con buenas demostraciones en Conmebol, y aún en momentos difíciles ha logrado sacar el extra. En siete participaciones, el equipo ha clasificado en todas, y tiene dos subcampeonatos y tres terceros lugares.

Sin ir tan lejos, en el 2007, en la última edición del torneo, El Tri salvó el honor ganándole a Brasil en la ronda regular, sólo unos días después de perder su única final de Copa Oro ante Estados Unidos. Esa vez acabó tercero.

Pero hoy es diferente. Chile, Uruguay y Perú se ven en lo sumo complicados, partiendo de la situación del cuadro de Tena. Pasar la primera fase luce accesible viendo que pueden calificar hasta tres del mismo grupo. Pero tampoco se da por un hecho.

Por eso, más allá de lo que pasó dentro de las habitaciones del Hotel Quito, y las posturas moralistas o liberales ante el Prostrigate, es una pena que la Selección Mexicana tenga esa tendencia de dañarse desde adentro. Rudeza innecesaria para su afición.

Ojalá aparezca ese espíritu guerrero que ha encumbrado en varios capítulos al deporte azteca, pero hablando de argumentos, sólo a eso nos estamos aferrando.

¿O tú le apostarías al título?

twitter: @oscaradrian_vzz

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas