¿Y a quién traes?

Con el Maestro Reinoso pendiendo de un hilo, y con la presión a tope en el entorno, la gran pregunta que tiene que hacerse el América no es si debe correr a su técnico, sino quién podría...

Con el 'Maestro' Reinoso pendiendo de un hilo, y con la presión a tope en el entorno, la gran pregunta que tiene que hacerse el América no es si debe correr a su técnico, sino quién podría enderezarle el rumbo.

Es innegable que el proceso del chileno no rindió los frutos esperados, y que no estuvo ni cerca del discurso que vendió.

Y después de verlo ante San Luis, y tras las palabras de Vuoso, es evidente que algo se ha roto en el interior del plantel. Sólo seis mil personas fueron al partido de anoche, en lo que podría ser la peor entrada en la historia de la institución.

Pero ni con todos estos síntomas, y un futbol que no alcanza a sostenerse, el club azulcrema puede justificarse en tomar una medida guiada por el coraje. El populismo es una puerta falsa y una tentación recurrente en México. Y correr a un técnico por correrlo puede ser un error aún más grave que los que detonaron la crisis.

Y no estoy diciendo que Reinoso deba seguir, eso que quede claro. Simplemente que no creo que con sólo sacar al chileno América reviva.

Correr a Reinoso, en todo caso, debe ser sólo la primera de una serie de medidas de fondo, enfocadas más allá de los análisis simplones. Y esas medidas, a todas luces, hoy no están claras en la silla azulcrema.

En el futbol, al igual que en cualquier trabajo, todas las personas somos reemplazables. El secreto de los triunfadores es que el reemplazo sea mejor que el reemplazado.

Y hoy América no tiene nada para sustentar un despido de fondo. ¿A quién se trae? La respuesta es difícil. Ya el club le dio la vuelta a todas las corrientes futbolísticas de México, pasando por algunas importadas.

¿Será acaso que no es el entrenador? ¿Será que la institución tiene problemas más graves que el que dirige la práctica? ¿Será que la planeación de la directiva no contemplaba un escenario como el que hoy se presenta?

Por eso, si lo vemos a lo fácil, perfecto, me uno al grito, que se vaya ‘El Maestro’. Tiene méritos para ello. Pero la siguiente mitad del proceso, y la más importante es ¿Y quién arregla esto?

Y esa respuesta, hablando seriamente, será la diferencia entre despedir a alguien por un arranque, y buscar un cambio para mejorar las cosas.

Mail oscar.mediotiempo@gmail.com Twitter @oscaradrian_vzz

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas