La hora de Ferretti

Es, pero por mucho, el entrenador más experimentado de la presente Liguilla. Pero sus resultados, contrario a su experiencia, parecen abrir una deuda consigo mismo y con los clubes que ha dirigido.

Es, pero por mucho, el entrenador más experimentado de la presente Liguilla. Pero sus resultados, contrario a su experiencia, parecen abrir una deuda consigo mismo y con los clubes que ha dirigido.

Con 36 torneos como entrenador, Ricardo Ferretti está en ruta de apenas su tercer título, y si una desgracia no ocurre, esto debe darse el próximo 11 de diciembre en la cancha del Volcán. Analizando fríamente la Liguilla, los felinos tienen todo para gritar por fin el término de un maleficio de casi tres décadas sin festejar la Liga. Y el técnico debe tomar un papel que pocas veces le gusta asumir, que es el de favorito lógico para ganar.

‘Tuca’ tiene el mejor plantel de los cuatro que restan, y un momento futbolístico inmejorable. Armó este Tigres a sus tiempos y formas, contando como nunca con el respaldo de una directiva. Y aunque se diga que el dinero no juega, Ferretti probó la solvencia económica como pocas veces en su carrera, renovando a su elección la nómina auriazul. En el trabajo, el brasileño ha tenido todas las condiciones que pidió para formar un cuadro ganador, desde elegir las sedes de entrenamiento, no presionarse para meter jugadores que no le encajan, hasta el hecho de entrenar todos los días a puerta cerrada. Todo se ha hecho como él lo dictó, y hoy los resultados le dan la razón. Transformó con su sello el rostro del club que hace poco era un flan. Pero hace falta el campeonato.

Si es campeón, ‘El Tuca’ cambiará el entorno de toda una afición y dejará para siempre su nombre en la institución que lo ha recibido por tercera ocasión en una década. Pero si no lo logra, no hay duda que seguirá con muchos puntos para aplaudirle, pero a estas alturas, también para cuestionarle.

Hoy ‘Tuca’ debe entender que se abrió la puerta y debe pasar por ella. Es el técnico que dicta la pauta de la presente Liguilla, y en su diseño táctico debe comerse a los otros tres entrenadores, todos con menos tablas, experiencia y argumentos.

Después existen los accidentes del balompié, ésos que ponen de cabeza las quinielas. Pero hoy el club universitario no está más para accidentes. Son sólo cuatro partidos los que separan la gloria deportiva.

Por lo pronto hoy se da el primer round en Querétaro, y se espera al mismo Tigres con la inercia de la serie ante Pachuca, futbol que parece ser suficiente para enterrar cualquier duda de título. No se espera menos luego de esa demostración.

Es la hora de Ferretti, aunque quizá a él no le guste. Y la Liguilla del Apertura 2011, si nadie dice lo contrario, debera quedar inmortalizada con ese apellido.

twitter: @oscaradrian_vzz

mail: oscar.mediotiempo@gmail.com

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas