Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
Oscar Velazquez

La presión está contra ellos

Jueves 9 de Agosto del 2012



Pensar que México puede equipararse en todo a Brasil es una idea que aún dista mucho de nuestra realidad como futbol.
 
Pero hablando de la Final del próximo sábado en Wembley, quienes debieran estar preocupados, son ni más ni menos que los eternos magos del balompié mundial.
 
El cuadro amazónico vuelve a instalarse en una disputa por la medalla de oro olímpica, sueño que se le ha frustrado en dos ocasiones pese a ser el gran favorito donde quiera que se planta.
 
Y volverá a verse las caras contra una Selección mexicana, a la que no ha podido ganarle ninguna de las Finales que le han disputado en la era reciente, cada vez en terrenos más oficiales.
 
El futbol de esta 'Verdeamarelha', contra la tradición, no termina por deslumbrar. Referencias la catapultan como la mejor camada brasileña de todas las que han participado en justas olímpicas. Pero eso en su país, lejos de ser un beneficio, es motivo de obligación.
 
Y como si eso no bastara, a dos años de recibir la Copa del Mundo en su casa, el debate local sigue cuestionando si 'La Canarinha' está en el camino correcto para amarrar el título. Recordar que el año anterior este mismo cuadro fracasó en Copa América al caer en Cuartos de Final ante Paraguay, y eso le pone la lupa al nivel de Londres, más cuando hoy se tiene a la base completa de la próxima justa mundialista.
 
A diferencia de México, que tiene en Luis Fernando Tena un entrenador alterno, Brasil ha llevado a la Olimpiada a Luis Antonio Venker de Menezes, su técnico estelar. Sobra decir que luego de tropiezos dolorosos, como el citado de Copa América y el amistoso de junio ante Argentina, 'Mano' es visto cada vez con más reservas. Y si pierde con México, no le extrañe que el fantasma de despido amenace de nuevo el banquillo auriverde.
 
Por eso, sin promover conformismos, la realidad dicta que México vivirá un sábado que puede poner sólo una cereza -extraordinaria y única, pero cereza al fin- a un pastel que ya se disfruta y adorna en la FMF.
 
Para Brasil, al contrario, se trata de un día crucial en un proceso que sólo admite un resultado.
 
El Tri, sin ser el más brillante, ya pisa terrenos nunca antes vistos en su historia. En contraparte, Brasil se ve amenazado por un Déjà vu que ya marcó a sus generaciones de Los Ángeles 1984 y Seúl 1988.
 
El 'Scratch' supera en técnica, contundencia, palmarés, y los renglones que usted guste añadir. Pero si de presión se trata, no hay duda que el factor juega totalmente a favor del plantel azteca.
 
Y la presión en el deporte, sobran ejemplos, nunca es un factor para ignorar.
 
twitter @oscaradrian_vzz


Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios