Oscar Velazquez

Si se acaba el Mundo

Jueves 20 de Diciembre del 2012



Faltan sólo unas horas para que llegue el famoso 21 de diciembre del 2012, fecha que desde hace varias décadas ha sido señalada gracias a los mayas como el fin de nuestros días.

Mi lógica me dice que el sábado seguiremos con la fortuna de ver el mundo, y personalmente y de forma optimista hasta planeo la cobertura del Tigres-Pumas amistoso en el Volcán.

Pero como son tantas las voces apocalípticas, bien vale la pena dejar un testimonio de mi generación, para quien pudiera encontrar los restos de nuestra civilización en caso de que nos hagamos pedazos como dicen las teorías.

Así que obviando a mis seres queridos, gracias a la vida por el deporte, la concepción más exacta de la guerra y la paz conviviendo juntas dentro del ser humano.

Gracias por el privilegio de haber visto jugar a Messi, en mi convicción, el mejor futbolista en la historia de la humanidad. No creo que exista un argumento suficiente para hacerme cambiar de parecer que este argentino fue el más grande fenómeno en el balompié.

Gracias por Cristiano Ronaldo y antagonistas afines, quienes sin pretenderlo sólo sirvieron para hacer más grandes las hazañas del mariscal culé.

Gracias por la infinita polémica de comparar a Pelé con Maradona, que por defender a uno o al otro nos atrapó muchas horas de nuestra vida sin llegar nunca a descifrar quién fue más grande. 

Gracias por los rebeldes del futbol, ésos que eran el dolor de cabeza de los técnicos hasta que resolvían el partido con su materia distinta. Mención especial para Haggi, Cantoná, Romario, Cuauhtémoc y Mohamed, todos a quienes tuve el privilegio de presenciar aunque fuera por televisión en su bohemio y exquisito peregrinar por las canchas.

Gracias por los avances tecnológicos, que aceleraron como nunca la carrera del entretenimiento. De niño jugué con el Atari 2600. A mis 30 y tantos disfruté del FIFA 12 y el PES en consolas casi irreales.

Gracias porque al fin la tecnología llegó al futbol, con una sensación de justicia y futuro. Siendo adolescente rabié con el 'Fantasma de Machala', y hace unos días vi los nuevos guardianes electrónicos de la línea de gol convertidos en realidad en el Mundial de Clubes.

Gracias porque después de tantos escándalos, decepciones y áreas de oportunidad, el futbol se mantuvo como ejemplo de lealtad.

Gracias por el privilegio de vivir en esta esta época, la de Michael Jordan, Usain Bolt, Michael Phelps, Tiger Woods, Lance Armstrong, Michael Schumacher, Julio César Chávez, Hugo Sánchez, Fernando Valenzuela, Lorena Ochoa, Paola Espinosa, Ana Gabriela Guevara y Soraya Jiménez, todos estremecedores con sus hazañas inmortales.

Gracias por esas jugadas que nunca olvidaremos, que nos pusieron de pie junto a millones, con la inexplicable magia que sólo el deporte puede tener.

Gracias por el crecimiento de ver a los niños campeones del 2005 y 2011, y por delirar en Londres con la mejor participación mexicana en Juegos Olímpicos.
 
Gracias por la medalla de oro ante los brasileños, que enterró el mito de los antiguos de que nunca lograríamos una hazaña de ese tamaño.

Gracias por el privilegio de ver la evolución de una generación, con atletas que hoy creen que se le puede ganar al que sea, y que piensan que ser mexicano ya no es un obstáculo para brillar ante el mundo.

Gracias por mi país, que aún golpeado por el crimen y políticos insípidos, aprende a levantarse para mantener la esperanza de un mañana mejor.

Gracias por el bendito día que fui por primera vez a un estadio, iniciando el deseo de pasar mi vida entera en torno a esta actividad.

Por si se acaba el mundo, gracias, pero gracias de verdad, por haber dado importancia a nuestro trabajo en Medio Tiempo, este espacio que gracias a usted ha revolucionado el periodismo deportivo de México.

Si se acaba el mundo, simplemente gracias.

Y si no se acaba, nos leemos con ánimos renovados en el 2013. Tendremos otro excelente pretexto para celebrar la vida tras sobrevivir al 2012.

Felices fiestas para todos, y mis mejores deseos siempre.

Twitter: @oscaradrian_vzz


Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios