Oscar Velazquez

Para Ana Guevara

Viernes 15 de Febrero del 2013



Supongo que no me recuerdas, aunque personalmente tuve el privilegio de entrevistarte en tres ocasiones durante los años que tu carrera tocaba la cima.

Espero que el desconocimiento hacia mi persona no sea un factor para dejar de tomar una humilde opinión respecto a las críticas que vertiste hace unos días en televisión.

Quiero expresarte que me sorprendió mucho, supongo que igual que a muchos mexicanos, escuchar tu desafortunada visión sobre el título olímpico de la Selección de futbol.

Es triste ver que un símbolo del deporte en eras recientes, empañe con tan pocos argumentos la máxima conquista para México en otra disciplina.

Ana, pensar que el representativo Sub-23 de futbol la tuvo fácil, y que todo se le acomodó casualmente para el éxito, es un análisis muy pobre.

Atletas como tú sembraron una semilla de cambio en esta generación. Tus victorias de la década pasada motivaron a millones de mexicanos en horario laboral, viéndote volar por las pistas en la Golden League y el inolvidable Mundial de Paris. Brillaste como nadie, en una disciplina donde antes sonaba imposible figurar.

Por triunfos tuyos, en parte, muchos mexicanos dejamos atrás el 'ya merito' para pensar firmemente en el 'sí se puede'.

Por eso, hoy no dejar de sonar extraño, Ana, que tu imagen triunfadora, quizá sin quererlo, esté dando paso a la de una atleta frustrada.

Si es tuya la conclusión de que el oro mexicano en futbol fue sencillo, como 'el chanfle', porque así lo dijiste, es una verdadera lástima. Y si lo hiciste asesorada por la opinión de alguien más, ojalá hubiese sido la de alguien más informado.

El equipo de Brasil al que venció México en Wembley, no es ningún 'churro', como insinuaste. Bastaría ver las diferencias económicas y deportivas para notar que te equivocaste.
 
Estimada Ana, los amazónicos Neymar, Hulk, Leandro Damiao, Thiago Silva, Marcelo, por citar algunos, son elementos de la élite futbolera, apenas a sus 23 años. Y México los superó.
 
Si Argentina no calificó a las Olimpiadas, o si España no avanzó más, no quiere decir que el torneo carezca de legalidad o competitividad, como hiciste ver. Y en todo caso no es problema de México.

Sería como decir que tus triunfos en la Golden League no valieron porque no estuvo Marion Jones.   

Afirmar que Brasil iba a la baja y sólo por eso le ganamos, es justo la mentalidad perdedora que por décadas nos hizo mantenernos enanos ante el Mundo.

¿No eras tú la que en el 2004 hablaba de romper viejos vicios y creer que podemos contra el que sea? 
 
Si México no inició arrollando el torneo, como también acusaste, no quiere decir que no fue contundente. En el futbol no es obligatorio golear a todos para ganar un título. Es como en las carreras, sabrás que un arranque sin explosión no quiere decir que no se puede recuperar terreno con un buen cierre.
  
También asumiste que el futbol es más un negocio, y quizá tienes razón. Pero de ahí a una medalla de menos valor, hay un abismo que valdría la pena corregir.

Ojalá no pienses que defiendo al balompié por defenderlo. Pero cuando ganamos bien, y la gloria toca a este país históricamente perdedor, vale la pena decirlo ¿No crees? 

Quiero entender tu punto, y quizá lo que quisiste decir es que la medalla del futbol no se construyó desde un programa deportivo ideal, que aún no tenemos la fórmula para fabricar campeones en serie, que el balompié mexicano dista de estar encima de las potencias, y que nos falta para sentirnos favoritos en esta disciplina. Si lo pones así, yo estoy de acuerdo.

Pero señalar que nos falta mucho, es diferente a llenar de lodo una hazaña digna. Y enlodar, Ana, fue lo que hiciste esta semana.

Si todo es por ensalzar que vale más tu medalla de plata de Atenas que la de oro en futbol, tampoco le veo el sentido. En todo caso, ojalá dejaras la gente o los críticos lo decidieran, y no que fueras tú la que te prestaras a este debate sin razón.
 
Tú eres una leyenda de nuestro deporte. No necesitas manchar el éxito de otros mexicanos en otro momento histórico.

Espero que tu papel en la política tenga una visión más amplia en el deporte de la que mostraste hace unos días. Porque si como Senadora logras ser la mitad de exitosa que lo que fuiste como corredora, tendremos un excelente augurio para nuestra clase burocrática.

Y si no, nunca es tarde para asesorarse.

En este México hay más oportunidades.
 
Gente como tú nos enseñó a creerlo así.

Twitter: @oscaradrian_vzz


Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios