¡Aguas, San Luis!

El llamado circuito de ascenso, -en teoría-, ya tiene a un nuevo miembro. Los camoteros ya no son más de “primera”.  Después de un porcentaje que fue de mal en peor, el equipo de la Franja (que no...

El llamado circuito de ascenso, -en teoría-, ya tiene a un nuevo miembro. Los camoteros ya no son más de “primera”.  Después de un porcentaje que fue de mal en peor, el equipo de la Franja (que no es el equipo de la Franja) perdió el requisito primordial para estar entre los 18 mejores equipos del futbol mexicano. El puebla descendió. La pregunta es,  ¿ahora qué pasará? Porque, de la teoría a la práctica hay un mundo de diferencia. Por un lado, es muy lamentable que un equipo con historia, con gran afición, con estadio hermoso y mundialista, deje de estar en la Primera Nacional. ¿Qué pensaran Manuel Lapuente, Roberto Ruiz Esparza, Jorge Aravena, Paul Moreno y Moi Camacho entre otros?

Este Puebla con olor guanajuatense, hizo lo necesario en los ultimos 109 partidos como para dejar el máximo circuito del balompié azteca. Aunque tenemos que recordar que este equipo que se va, no es sino el Unión de Curtidores que valientemente ascendió hace 6 años y que cobardemente fue vendido al entonces primer descendido Puebla (el de verdad). Cambios de franquicia, amnesia deportiva, repudio por el trillado amor a la camiseta, lo cierto es que del verdaddero Puebla, no hay mucha información hoy en día.

Y como del dicho al hecho. . . Habrá que esperar para saber si nuestros directivos no salen con otra de las suyas, porque si alguien está desprotegido es aquel que forma parte del equipo que por méritos propios logra el ascenso a la Primera División Nacional, me explico:  Así como descendió el Puebla en 1999 y mejor compró la franquicia del ascendido Curtidores, al año siguiente el Irapuato fue el que alcanzó el logro del ascenso, sólo que dos años más tarde tuvo que ceder voluntariamente $$$ su lugar al Veracruz para que en el puerto regresara el futbol grande (aunque al torneo siguiente, esos “freseros rojos del Veracruz”, se transformarían en los “jaguares-tiburones fresas del Chiapas”), y no sólo eso: un año más tarde, osea en el 2003, los nuevos freseros del Irapuato, volvieron a lograr el ascenso, aunque para su mala fortuna, los “trajeados” de la FEMEXFUT decidieron recortar la Primera División y mejor indemnizarlos a ellos ( del Irapuato) y a los del Querétaro. En resumen, el Sergio León Chávez y la Corregidora (los dos escenarios mundialistas) se volvieron a quedar sin futbol de primera.

El Puebla ya se libró de la Primera A en 1999 gracias al “billetín”, aunque no fue el único. Recordamos que el Atlante debió descender un año después (2000), pero por los mismos méritos $$$ se inventaron una promoción ante el parchado Veracruz de aquel entonces, (los famosos cinco millones de los que nadie sabe si llegaron completos o no a la Federación Mexicana de Futbol).

Si no se han perdido entre tanto rollo, los invito a que prendamos juntos nuestras veladoras para que este Puebla si pise la Primera A, y así, haga respetar algo de lo mucho perdido en nuestro futbol (vergüenza deportiva). Ojalá que busquen como los machos su regreso al lugar que les debe corresponder, como todos estos años lo intentaron el Zacatepec, León e incluso los maltratados freseros del Irapuato. Por eso les echamos aguas a los del San Luis, que hasta ahora son los más adelantados para ganar el ascenso.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas