¿Quién toca?

¿Se va o no de la Torre? Esa es la pregunta que todos formulamos en momentos en los que deportivamente se anda bien (nada fuera de lo común) y a nivel directivo se anda fatal (algo muy común).

¿Se va o no de la Torre? Esa es la pregunta que todos formulamos en momentos en los que deportivamente se anda bien (nada fuera de lo común) y a nivel directivo se anda fatal (algo muy común).

Alberto de la Torre, llegó en momentos en los que se necesitaba una cabeza centrada para beneficio del futbol mexicano. Los Tiempos de García Paniagua, Leaño y Raúl Borja, habían mejorado consideablemente tras la llegada de un hombre 100% futbol. Enrique Borja, uno de los máximos ídolos en la história del balompié azteca, había demostrado que como dirigente y empresario también valía. Hizo que el Necaxa volviera a aparecer en el mapa y en la "fede" continuó su estilo. Puso a "Manolo" al frente, y el Tri la hizo bien en el Mundial de Francia, en la Copa América del ´99, así como en la Confederaciones de ese mismo año. Sólo que en uno de esos "misterios sin resolver", hizo aparecer a Donizete con los Tigres, en lugar de en el Celaya, cuando la "secretaria" (que ya citamos en la anterior oportunidad) cometió el error del fax, firma apócrifa y el responsable tuvo que pagar. "Borjita" -como caiñosamente se le conoció en su etapa de jugador en los años 60 y 70 tuvo que irse-.

Alberto de la Torre, llegó luego de destacar en el Atlas y contó con el visto bueno de todos. Se entendió con Lapuente, hasta que este dejó el cargo. Con el "Ojitos" al frente del “Tri”, pasó las de Caín. De la Torre aguantó a Meza hasta que el Tricolor estuvo al borde de la descalificación. Burillo metió la mano y el "Vasco" llegó Para salvarle el pellejo a él y a todo el futbol mexicano calificando "de milagro" al Mundial del 2002.

De eso ya 4 años y Alberto de la Torre parece que ha jugado tiempo extra. No se ve que aguante mucho más. Demasiado al frente del balompié que no está acostumbrado a ver las mismas caras durante lapsos tan largos. La "regada" en la Confederaciones de Alemania con lo de Carmona y Galindo, las versiones cambiadas, las decisiones mal tomadas y las declaraciones incoherentes tienen un precio, y ese parece ser la "silla".

La baraja de buenos directivos se puede analizar con lupa para encontrar reemplazo. Entre los candidatos aparecen los de casa y los de afuera, me explico: En la Federación, más de uno ya levanta la mano. Decio de María Serrano, apareció en el mundillo futbolero a últimas fechas, quizá con ese fin. Un empresario que sus años más exitosos los ha tenido en otro ámbito diferente al del balompié. Guillermo Cantú, hizo un muy buen papel al frente del Santos, debutó y despuntó como un directivo serio y trabajador, pero desde su presenia federativa como cabeza de la Selección Nacional, ha cometido todos los errores que no vivó en su primer período. Victor Garcés, siempre ha estado, aunque parezca no estar. Con raíces cruzazulinas, Garcés se quedó con el puesto de Lebrija en la Primera División y a muchos no les llena la pupila.

Quizá si hablamos de una verdadera renovación, y si señalamos a De la Torre como una pieza sustituible, deberíamos pensar en más de uno para dejar su lugar a otro. De entre los de afuera hablaríamos de los dirigentes de los equipos: Álvarez Cuevas, Jesús Martinez, Rafael Lebrija, o los noveles Luis García, José Antonio Noriega o Luis Miguel Salvador, sin dejar a un lado al pintoresco pero efectivo Jorge Vergara (a quien deberíamos descartar por la evidente falta de tiempo al estar siempre pendiente de sus nutridos negocios).

Otros dos que se se nos escapaban, suenan muy interesantes. Los 2 son de enorme experiencia futbolera, aunque con diferente experiencia. Uno es el flamante Presidente del América, -puesto en el que no lleva mucho tiempo pero del que conoce a la perfección- Guillermo Cañedo White, proveniente de una familia de abolengo directivo. Su hermano Pablo ya fue la máxima cabeza águila y como dirigente en la década de los años 90, contriubuyó para que la CONMEBOL aceptara a equipos mexicanos en la Copa Libertadores. Todo ello, gracias al gran reconocimiento internacional que les viene del padre.

Guillermo Cañedo Sr. Fue uno de los más importantes dirigentes del balompié azteca. Presidente americanista, Presidente de la Federación Mexicana, y Primer Vicepresidente de la FIFA. Cañedo fue querido y respetado en el máximo órgano del futbol mundial. Su muerte fue sentida y después del actual Presidente Joseph Blatter, fue el hombre de mayor peso. Mucho tiempo asesorando y mandando a lado de Blatter y de Havelange. Negoció para que México organizara 2 copas del mundo, ese logro se le adjudica a Cañedo Padre. El hijo, tiene toda la "pinta", ya como directivo fue campeón con el América y representa a la FEMEXFUT a nivel internacional, -honor que no dependió de los actuales directivos en nuestro país, sino del peso específico que tiene en CONCACAF y desde luego en la FIFA-. 

El otro, fue figura como jugador. Delantero rápido y aguzado. Seleccionado Nacional en el mundial de Inglaterra ´66 y México ´70. Como dirigente ha sido la mejor pieza disciplinaria de la FEMEXFUT, y ahora como Presidente Deportivo ha salido bicampeón con los Pumas. Aarón Padilla, es un tipo de decisión, de mano firme pero con un gran trato personal. Un hombre de mucha experiencia y al que rodea un excelente ambiente. Aarón, ha sido figura en todos los terrenos en los que ha vivido el futbol.  Estos son algunos candidatos para suceder a de la Torre, a quien habrá que reconocerle sus momentos de mediación y buena dirección, pero recriminarle la falta de certeza en algunas decisiones cruciales. Para finalizar con más preguntas, ¿ustedes qué opinan?, ¿quién será el siguiente Presidente de la FEMEXFUT? O de plano ¿terminará de la Torre el período de la era Lavolpe?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas