Ya están los que son y son los que están

¿Quién estará en el Mundial jugando por México? Esa es una pregunta con respuesta. Cuando ya se conocen los 32 invitados a la máxima fiesta futbolera, en el Tricolor muchos siguen buscando...

¿Quién estará en el Mundial jugando por México? Esa es una pregunta con respuesta. Cuando ya se conocen los 32 invitados a la máxima fiesta futbolera, en el Tricolor muchos siguen buscando sorpresas en la lista final. Es difícil pensar en grandes cambios con respecto al equipo mexicano que participó en la Copa Confederaciones. Salvo las ausencias obligadas de Carmona y Galindo, así como la inclusión de Guillermo Franco (por lo menos en la convocatoria para Alemania), los nombres parecen estar escritos.

Lavolpe sigue haciendo creer que deshoja la margarita sobre los "nuevos" que incluirá o a los que les regresará la oportunidad, pero -salvo que ocurra algo extraordinario- el equipo ya está.  Sobra decir que es derecho y obligación del técnico en turno decidir quién juega. Lavolpe podrá gustar o no, pero está claro que él es quien debe decidir. Si revisamos al equipo que afrontó la eliminatoria y que participó en las copas America y Confederaciones, nos encontramos con que no hay mucho que añadir.

Los 2 sancionados en la Copa Confederaciones, aún cuando el cuerpo técnico del Tri los siga esperando, serán los obligados a ver el Mundial desde el televisor. Los relevos parecen ser obvios: Salvador Carmona, es el que más predicamentos provoca debido a la escasez de laterales derechos de gran nivel, pero Oscar Rojas parece perfilarse como el bueno por sus condiciones y continuidad con el equipo campeón del balompié azteca (aunque Lavolpe lo colocó por el lado izquierdo ante Bulgaria). Para el relevo de Galindo aparecen defensores como Hugo Sánchez, Carlos Salcido, el "Maza" Rodríguez con todo y las eternas dudas, o el mismo Diego Martínez, ya que ni Beltrán ha sido utilizado, ni Davino ha llenado la pupila. De lo demás, ya se sabe que Cuauhtémoc está fuera y para que el pintorezco mejor jugador mexicano (de los últimos 6 años) haga las paces con el timonel del Tri, se necesita más que un milagro.

Este es un proceso productivo, en términos generales, en el que se consiguió el benévolo boleto mundialista (primera ocasión en la historia que habrá 4 representantes de la Concacaf en una Copa del Mundo) y se jugó bien "a secas" en la Copa Confederaciones. No es cierto que ahora a México se le ve diferente después de Alemania 2005. No es cierto que el cuarto lugar de esa Copa Confederaciones provoca espectación entre las potencias mundialistas a diferencia de años anteriores. Antes, el Tricolor ya había sido campeón de la misma justa intercontinental  y se tuvo actuaciones brillantes en Copa América y Copa del Mundo.

Sinceramente, con lo que hoy se cuenta se tiene que diferenciar entre la realidad y la fantasía: una cosa es lo que esperamos y otra lo que auguramos. Es cierto que en el futbol nada está escrito pero debemos entender que éste equipo mexicano no es mejor que los 3 mundialistas anteriores.

México hoy, no es superior al ordenado equipo de Mejía Barón en el ´94 con el liderazgo de Jorge Campos en el arco, la solidez de Suárez y Ramirez Perales en la defensa, la fuerza y creatividad de Benjamín Galindo, García Aspe, Marcelino y Joaquín del Olmo en el medio terreno, además del peso y experiencia de Luis García, Hugo Sanchez, Zague y Hermosillo en el ataque. Tampoco es mejor que el motivado México de Manolo Lapuente en el ´98 que presentó a un Campos más experimentado, a un Suárez reconocido a nivel internacional, a un Duilio joven pero ubicado, a un Carmona veloz y concentrado, a un García Aspe mucho más recio, y a una pícara delantera con  Cuauhtémoc, Cabrito, Luis Hernández, y Ricardo Pelaez. Este equipo mexicano no supera al conjunto compacto y con personalidad del "Vasco", con el "Conejo" bien reconocido a nivel europeo, con una defensa  tozuda con más agallas que técnica individual y con un medio campo de garra, apuntalados por una ofensiva bien equilibrada entre la chispa de Arellano y Cuauhtémoc y la contundencia de Jared Borgetti.

Hoy México cuenta con un plantel bien trabajado, pero que parece no saber si con eso será suficiente. En estos momentos el Tricolor Azteca no aparece como un equipo de mejores argumentos que Inglaterra, Italia, Holanda, Brasil o Argentina. México hoy se encuentra al mismo nivel de por lo menos 20 de las 32 selecciones participantes, por lo que pensar en una actuación histórica queda más en el deseo que en una proyección real.

Este trillado proceso, es excepcional por el tiempo con el que se ha contado para la preparación, pero ojo, no se ha obtenido una sola victoria ante equipos europeos y ya no hay tiempo para pretextos. Este México tiene la obligación de colarse a los cuartos de final de Alemania 2006 porque para eso se contrató hace 3 años a Ricardo Antonio Lavolpe. No bastará con dejar un buen sabor de boca por jugar de manera abierta y desparpajada ante los grandes rivales (eso se hace desde hace 20 años). Este equipo no puede seguir presentando excusas ya que debe que conseguir lo nunca antes logrado en un mundial europeo. Lavolpe no puede salirse por la tangente como lo hizo al no reconocer el fracaso de los Juegos Olimpicos de Atenas 2004 en los que se preyectaba una medalla y se regresó con las manos vacías. No puede justificarse como cuando lo hizo después de sufrir la peor participación mexicana en Copa América como en Perú el año pasado. No se puede seguir enalteciendo por un cuarto lugar de ocho participantes en la anterior Copa Confederaciones. No se aceptan disculpas, se debe crecer con objetivos claros y exigiendo resultados reales.

P.D. 1 En los útimos compromisos de preparación y observación, resulta necesario definir a los otros 2 arqueros que viajaran al Mundial además de Oswaldo. Memo Ochoa, ha jugado los 15 partidos de las Águilas en el Apertura mexicano y defendió la portería americanista en los 4 compromisos de la Copa Sudamericana. Casi dos mil minutos ininterrumpidos de juego y lucimiento pero no puede todavía jugar con la Selección Nacional (ni siquiera en la "cascarita" a beneficio de los damnificados por los huracanes el pasado domingo en el "Azteca").

P.D. 2 Nunca antes se había notado tanto protagonismo en un Auxiliar Técnico como ahora con Jorge Campos (quizá porque siempre será figura indiscutible), y es que me parece muy inteligente que Ricardo Lavolpe se deje de "declaraciones bomba" cada 8 días y coloque a Campos como "pararayos", ya que está claro que el problema personal que Cuauhtémoc tiene, no es ni con el "Brody", ni con los integrantes del Tricolor, sino con el técnico. ¿Ustedes se imaginan a Memo Vázquez, Javier Aguirre, Fernando Quirarte, Rafael Chávez Carretero o Nacho Ambríz (que han sido los últimos auxiliares técnicos de la Selección Mexicana) en bronca franca con algún jugador?

P.D. 3 Por último, quisiera destacar que aunque México no se vea superior a las demás Selecciones participantes de esta nueva edición mundialista, siempre queda el deseo fiel de de ver como nuestro equipo nacional puede por fin dar el estirón en la máxima fiesta futbolera.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas