Año nuevo, costumbres viejas

Parece que en el futbol mexicano aplica la frase popular "la misma gata revolcada". Como cada seis meses, los movimientos se dan por racimos en los equipos de la Primera División.

Parece que en el futbol mexicano aplica la frase popular "la misma gata revolcada". Como cada seis meses, los movimientos se dan por racimos en los equipos de la Primera División.

De las sorpresas que dejaron a algunos con el ojo cuadrado, sin duda destaca el Cuerpo Técnico de las Águilas, que de americanista tiene casi lo mismo que de experiencia en el cargo. Victor Manuel Aguado hace albergar las esperanzas de los que recuerdan a Enrique Meza como un muy buen técnico que en su etapa como jugador se pasó gran parte de tiempo en la banca. Como timonel, su paso fugaz por el León y la Selección Guatemalteca no se presentan como un cartel a la altura de tal responsabilidad, aunque uno nunca sabe. Jaime Ordiales jugó en casi todos los equipos de México, menos en el América, y quizá la aparición de Larita, sea la que regrese el aliento a la recalicitrante afición águila, aunque la experiencia como Auxiliar la tendrá que ir adquiriendo.

Las Chivas aparecen mejor, porque aunque el tío Hans es uno de los regresos forzados en este campeonato, después de no poder levantar a las Chivas USA y de pelearse personalmente con Paco Palencia, la Directiva del Rebaño reconoció su error y decidió abrir ahora sí la cartera. La "Gacela" Santana, Diego Martínez y Gonzalo Pineda suenan muy bien, además de esperar la llegada de Nery Castillo, quien al parecer dio marcha atrás luego de desdeñar a las representaciones mexicanas y luego de no entrar en los planes de los griegos, ahora sí escucha la oferta de Jorge Vergara (el rechace al Tricolor y perderse el Mundial no lo va a olvidar jamás).

La Máquina prefirió al discípulo exitoso que aparentemente superó al maestro. Mizrahi está ante la gran oportunidad de su vida al convertirse en entrenador en jefe de uno de los más grandes de México y de reconocimiento continental. Suerte a Romano, que sinceramente después del año que le tocó en lo personal, no parecía tener tanta cabeza para otras cosas por el momento y seguramente después de una pausa, estará de regreso inculcando en otro equipo su alegre estilo de juego.

Los Pumas, después del buen papel en la Sudamericana, ahora sí parecen reorganizarse. Aunque se fue Hugo, también lo hizo ahora Ayub.  Miguelito, junto con Aarón, hacen recordar la escencia Universitaria. Los Pumas se están desmantelando, algo que no es nuevo, ha sido siempre el objetivo de esta que desde los años 70 se conviertió en la cantera del futbol nacional. Siempre después de los títulos venía el recambio generacional y ahora se está dando un año después de ese 2004 de ensueño. Buenas noticias para los que se van porque ganaran más billete y buenas noticias para los nuevos porque ahora vienen los jovencitos sin experiencia, ojalá que muchos se consoliden y triunfen.

En el norte, los Rayados con Navia y los Tigres con el "Chamagol" suenan muy interesantes. En un principio el Guille se quería ir a España, algo que me parecía poco adecuado. ¿Se imaginan ustedes a un jugador argentino que vivió dos años y medio en México y que por las reglas migratorias del país se naturalizó para después jugar el Mundial por México pero ahora viviendo en España?  Ojalá que el Guille se quede y verdaderamente haga huesos viejos en nuestro país como Cardozo, Cabinho, Reinoso, Marín o Zelada.

En frente, el otro regreso que a muchos no gustó: el "Tuca" está de vuelta para buscar el título tan esperado en uno de los equipos que más intención, organización y dinero ha invertido para este proyecto. Probablemente a Batocletti le dieron poco tiempo y aunque estuvo a punto de meterlos a la Final después de eliminar al favorito América, otra vez lo bajaron del barco. Al "Bato" no le ha hecho justicia la revolución.

Y del Tricolor, todos esperamos lo que en su momento destacamos, que juegue el Mundial como la Copa Confederaciones, en la que no se ganó ningún título, pero se jugó muy bien. Con un poco más de experiencia y la decisión característica de los mexicanos en los últimos mundiales, puede ser que ahora sí alcance para algo más que los Octavos de Final.

No más pretextos ni excusas. Por cierto que resultó un tanto cómico ver como después de meses en los que Lavolpe apuntó para que el "Chueco", ahora "Divino" Gaitán se convirtiera en refuerzo del Tricolor, nadie lo haya puesto en contacto con este excelente jugador tigre para enterarse si verdaderamente se iba a naturalizar o no, antes de seguir lanzando fuego asegurando que Cuauhtémoc no es ni Zidane, ni Ronaldinho, ni Deco, por eso digo, iniciamos el año nuevo con las costumbres muy viejas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas