Desgracia y gloria

Sin falsas ilusiones ni chafa espíritu patriotero, creo convencido que Oswaldo Sánchez brillará en el más importante escaparate de su carrera. Dentro de las miles de paradojas que nos presenta el...

Sin falsas ilusiones ni chafa espíritu patriotero, creo convencido que Oswaldo Sánchez brillará en el más importante escaparate de su carrera. Dentro de las miles de paradojas que nos presenta el destino, el arquero nacional por fin alcanza el sueño de su vida, acompañado por la pesadilla de la muerte. Su padre lo apoya desde otra tribuna y seguro que hoy, juega junto a él.

Este guardameta -que ha sabido esperar- cuenta con los argumentos suficientes para lucir entre los mejores. De lo visto hasta el momento en Alemania y esperando las sólidas actuaciones a las que nos tiene acostumbrados -particularmente en los últimos 3 años-  Oswaldo, podría disputar el reconocimiento al mejor portero del Mundial.

Hasta ahora el trinitario Hislop llama la atención luego de sus espectaculares lances ente Suecia. El italiano Buffon responde a los elogios que lo colocan como el mejor del planeta, con una sólida actuación ante Ghana. El veterano francés Barthez, hizo ver en el único avance claro de los suizos, porqué tiene a Coupet haciendo corajes en la banca. El paraguayo Bobadilla sustituyó al lesionado Villar y demostró serenidad, buena técnica y reflejos. Pero ni el alemán Lehmann, ni el inglés Robinson destacaron en su primer juego.

Argentina, -reconocida históricamente por su escuela y grandeza bajo los tres palos-  presenta a un arquero que ha sido criticado y quien dista de los lucidos Carrizo, Fillol, Pumpido o Goycoechea, Abondanzieri no aparece en el papel como una figura a seguir en esta Copa del Mundo.  Iker Casillas y Dida, cuentan con gran cartel, aunque sin duda hace 4 años en Corea y Japón vivían mejor momento –Cañizares fue reconocido como mejor arquero que Casillas en la concluida Liga Española y Dida sufrió un año lleno de yerros con el Milán-.

Es cierto que falló la comunicación entre el arquero mexicano y su defensa cuando cayó el gol iraní, aunque para su fortuna esa anotación no fue decisiva en el marcador final ni impidió la victoria tricolor. Oswaldo completó una buena actuación en términos generales y ya es destacado por la prensa internacional (también por la difundida desgracia personal). Este arquero tiene argumentos para brillar: Físico, reflejos y personalidad. Muchas veces capitán del Tricolor, cuenta con el respeto de todos y se levanta como un líder de este equipo.

El que el técnico de la Selección Mexicana no haya dado juego a los suplentes en la portería dentro de este largo proceso, no estuvo bien, pero Oswaldo Sánchez ya ha demostrado con su calidad y valentía que él mismo así lo quiso y que por nada del mundo entregará la titularidad, con esa decisión y fiereza que hace albergar las más grandes ilusiones.

Sinceramente no encuentro mucha diferencia entre los arqueros antes mencionados y el guardameta azteca. Reitero que todo dependerá de "hasta dónde llegue" el cuadro mexicano, pero Oswaldo Sánchez es sin duda  un candidato entre los mejores y quizá resulte el mexicano más destacado –a reserva de lo que piensen Bravo, Márquez, o los árbitros Rodríguez  y Archundia-.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas