Como hace 20 años

Ojalá que emigren como hace 20 años, pero con mejor suerte. Resultaría un enorme logro sumar a 4 ó 5 mexicanos más al balompié europeo.

Ojalá que emigren como hace 20 años, pero con mejor suerte. Resultaría un enorme logro sumar a 4 ó 5 mexicanos más al balompié europeo.

¿Se acuerdan a dónde fueron los mexicanos del equipo tricolor del 86? Los que llegaron a los cuartos de final y se quedaron a 3 penalties de meterse a la Semifinal de la decimotercera Copa del Mundo.

El único que jugaba en Europa, era Hugo Sánchez y después del Mundial se dio una histórica desbandada.

Javier Aguirre fue contratado por el Osasuna de Pamplona, equipo que coincidía con el tozudo estilo de juego del fiero mediocampista (atlantista, de raíz americanista). La historia del "Vasco" la conocemos, una artera falta de Ablanedo II lo fracturó y despidió del sueño en España (como jugador, porque como técnico ha sido el único mexicano en llegar y además triunfar).

Manuel Negrete, llegó a Portugal con el cartel que le dio haber anotado uno de los 2 mejores goles de esa edición mundialista (tijera de bella ejecución ante Bulgaria, a pase del Vasco Aguirre).  Manolo, era uno de los más finos volantes del balompié azteca, zurdísimo, pero quien nunca contó con la paciencia de los técnicos esportivos -se fue al Sporting de Lisboa, en donde jugó poco, por lo que pasó meses después al Sporting de Gijón en España, en donde tampoco recibió mucha oportunidad para regresar después a sus Pumas que lo recibieron con los brazos abiertos-.

Luis Flores, fue el que más brilló. Delantero con olfato y recursos, perteneciente a una muy futbolera dinastía (su hermano Nacho, considerado por muchos el mejor lateral en la historia del futbol mexicano), fue observado y contratado por el mismo Sporting de Gijón (de hecho Luis, abogó para que a Manolo Negrete le dieran la oportunidad de mostrarse en España). En el cuadro asturiano, Flores jugó, brilló y anotó, aunque de manera inexplicable regresó a Pumas. Después volvió a España con el Valencia y brilló aún más, "Lucho" Flores, fue verdaderamente reconocido por la afición naranjera. Tras su aventura mundialista, regresó a México definitivamente para jugar con Cruz Azul.

Aunque 2 años después, Francisco Javier Cruz también emigró al viejo continente. Llamó la atención del modesto Logroñes. El joven "Abuelo", lució en el mundial mexicano como el recambio de lujo de Bora Milutinovic, -pícardía, rapidez y alegría- cualidades que seguía luciendo con los rayados del Monterrey, pero que desafortunadamente no pudo dejar patentes en España. El "Abuelo" regresó al siguiente torneo (1988-1989) a la "Sultana del Norte".

Fueron 4 los que emigraron. Cuarto que se sumaron a Hugo, aunque el goleador del Real Madrid fue el único en permanecer y brillar al máximo, en el balompié ibérico.  La experiencia, el cartel, la enseñanza recibida por los 4, no la pudimos ver reflejada en la siguiente edición mundialista, gracias a la "transa" que nos dejó fuera de Italia 90. Una pena y un desperdicio que seguimos lamentando.

Ahora ya están Osorio y Pavel, que lucirán seguramente en Alemania porque tienen la capacidad y la decisión. Salcido, Oswaldo y el "Kikín", esperan el telefonazo. Guardado y Sinha vislumbran una posibilidad, y el "Gringo" Castro espera el "Sí" de su incrédula directiva, luego de la no muy atractiva oferta del Espanyol de Barcelona.

Ojalá que se vayan 4 ó 5. Ojalá que cuenten con mejor suerte que los de hace 20 años y que reciban la confianza sus técnicos y por supuesto los minutos de juego. Ojalá que los que están se queden y jueguen (Jared) y que sigan el camino de Rafael Márquez, porque también los triunfos personales nos darán cartel, nos harán llegar con mayor confianza a las competencias internacionales y alcanzar el soñado avance de nuestro balompié.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas