El primer rival del Tri

Aunque nos siga molestando la paridad, el enfrentamiento ante Estados Unidos, sigue siendo de pronóstico reservado.

Aunque nos siga molestando la paridad, el enfrentamiento ante Estados Unidos, sigue siendo de pronóstico reservado.

El debut de Hugo Sánchez al frente de la Selección Mexicana de Futbol, presenta interesantes características para analizar.

Así como Hugo comienza un nuevo proceso, en el que destaca la mezcla de caras experimentadas internacionalmente con rostros nuevos en el equipo de todos los mexicanos, los de enfrente, también han estrenado técnico en la persona de Bob Bradley quien en su primera convocatoria, debutó a un par de jugadores representando al equipo de las barras y las estrellas.

Después de la negativa de Jürgen Klinsmann, Bradley, heredó sin pensarlo, el puesto que dejó vacante Bruce Arena. El técnico interino del vecino país del norte, es de extracción cien por ciento MLS. Triunfó con el Chicago Fire y con el D.C. United, para después hacer vivir a las Chivas USA la primera experiencia en Postemporada el año pasado.

Estados Unidos ya se enfrentó el sábado anterior a Dinamarca. Bradley utilizó sólo a jugadores de la liga local, que dicho sea de paso, interrumpieron las vacaciones más largas que un futbolista profesional puede disfrutar (o sufrir) –la MLS es la única liga en el mundo que se detiene casi cinco meses-.

El equipo norteamericano venció a los europeos 3-1 y en ese partido, el técnico nacional le dio la responsabilidad a los delanteros debutantes Kenny Cooper (quien jugó su primera temporada en el 2006 con el Dalas FC después de ser tres años reserva del Manchester United) y el atacante Jonathan Bornstein (a quien Braldey hizo profesional la temporada anterior con el Rebaño estadounidense).

En la victoria ante los daneses, brillaron los consolidados Chris Albright, Jimmy Conrad, Pablo Mastroeni y Landon Donovan, además de los jóvenes Chris Rolfe, Justin Mapp, Nate Jaqua, Brian Namoff y Kyle Beckerman, quienes ya recibido la confianza del nuevo seleccionador.

Si Bradley utilizara sólo a los jugadores de la MLS, la prueba para Hugo Sánchez parecería menos complicada, ya que estos jugadores han entrenado sólo algunas semanas, después de no tener actividad en el torneo regular desde finales del mes de Octubre pasado (a diferencia de los locales de la liga mexicana que están más a punto).

Sólo que así como el Tricolor podrá contar con los servicios de los "europeos" por ser fecha FIFA, el acérrimo rival también contará con la misma ventaja.

La posibilidad  para Hugo de utilizar a Rafa Márquez (Barcelona), Carlos Salcido (PSV), Ricardo Osorio y Pavel Pardo (Stuttgart), así como la incógnita por ver si debutará en la Selección Mayor a jóvenes talento como Carlos Vela (Salamanca), Giovani Dos Santos (Barcelona B) y Nery Castillo (Olympiakos), se ve amenazada por el arsenal de los "europeos" de enfrente. Estados Unidos, cuenta con 10 internacionales de alta competencia en el Viejo Continente:

Son 3 porteros titulares en la Liga Premier de Inglaterra: Tim Howard (Everton), Marcus Hahnemann (Reading) y Kase Keller (Borussia Mönchengladbach). Tres defensores de alto nivel: Carlos Bocanegra (Fulham), Steven Cherundolo (Hannover 96) y Oguchi Onyewu (defensor todavía del Estándar Lieja, pero pretendido fuertemente por el Chelsea de Mourinho). Tres volantes explosivos: Damarcus Beasley (Manchester City), Clint Dempsey (Fulham) y Bobby Convey (Reading). Además del máximo goleador estadounidense en activo –como nuestro Jared Borgetti- Brian McBride (Fulham).

El numero de sus estelares estadounidenses en Europa casi triplica al nuestro.

Está claro que el enfrentamiento no se torna fácil. Estados Unidos no es un rival a modo para buscar una victoria sencilla que signifique un feliz debut para el nuevo proceso Tricolor. Pero, se antoja exacto para lo que México requiere: Salir bien librado de los retos desde el principio.

Si Estados Unidos y México presentaran a jugadores exclusivamente de las ligas locales, parecería una aventura más sencilla para los aztecas, pero la ventaja que otorga poder contar con los foráneos, le da un tinte mucho más complicado –aunque ninguno de los dos técnicos han trabajado con sus "extranjeros" todavía.

Yo me quedo con el estilo de Hugo, quien seguramente en estos días de concentración con el nuevo Tricolor, les inculcará a sus jugadores la garra que hace falta, explotará lo mejor de los mexicanos –concentración, coraje y hambre de triunfo-, los hará sentir verdaderamente orgullosos y comprometidos de portar la camiseta nacional. Seguramente Hugo les meterá en la cabeza y en el corazón que ellos son los representantes deportivos de nuestro país. Y como él posee comprobada calidad moral, les dejará en claro que desde ahora, está prohibido perder.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas