¿Estás seguro ';Kikín';?

No se discute la ansiedad por jugar, pero se lamenta la oportunidad perdida.

No se discute la ansiedad por jugar, pero se lamenta la oportunidad perdida.

Europa siempre ha sido el máximo escaparate futbolero. Antes, los jugadores mexicanos de ofensiva, iban a préstamo y con arreglos poco favorables: Hugo Sánchez, Luis Flores, Francisco Javier Cruz, Manuel Negrete, "Chepo" de la Torre, Carlos Hermosillo, Luis García, Cuauhtémoc Blanco, Francisco Palencia, (sólo Pedro Pineda fue adquirido por el Milán).

Hoy, son otras las posiciones de los que corren con mejor suerte (Rafa Márquez, Carlos Salcido, Ricardo Osorio, Pavel Pardo y en las últimas horas Mario Méndez a la Argentina).

Regresan los dos delanteros de la Selección Mexicana de futbol a la liga local, luego de un infructuoso y corto paso por el Viejo Continente.

Cuando Jared Borgetti fichó para el Bolton inglés, el éxito se veía muy complicado, pero la ilusión y las condiciones contractuales daban esperanzas. Pese a ello, el jugador de área que necesita apoyo para brillar, nunca pudo enchufar en un equipo en donde el técnico se negó a la comunicación. Después, su fichaje en Arabia Saudita fue aún más predecible. Jared, no quería estar sin jugar y a la grandeza del Cruz Azul pocos se le pueden negar.

Francisco Fonseca fue el último delantero mexicano que destacó con La Máquina, hasta que hace cinco meses, uno de los equipos importantes de Portugal le abrió las puertas del balompié europeo.

El "Kikín" tampoco gozó de la confianza del entrenador -Fernando Santos- pero la inminente contratación con los Tigres baja la guardia al panorama de las exportaciones aztecas. Sobra destacar que lo más importante para un jugador es "jugar", pero algunos seguimos esperando más de la garra característica del ex puma y celeste.

Francisco Fonseca debutó en la Primera División a los 21 años. Sus "pininos" fueron en el 2001 con La Piedad, aunque Hugo Sánchez lo puso en el mapa con los Pumas del fantástico 2004.  El Benfica compró su carta y le ofreció un contrato casi tan duradero como el total de años de experiencia en la Primera División mexicana (4 años).

Es cierto que no fue tomado en cuenta en casi todo el torneo, pero destaca que en las últimas dos apariciones consiguiera 3 anotaciones (eso también resulta un recurso para buscar la permanencia o el acomodo en otro club extranjero).

No hay nada peor para un futbolista que la desesperación y está claro que el carismático seleccionado nacional es presa de ello. Y es que arreglarse con los Tigres no significa ningún retroceso, pero las condiciones en las que el "Kikín" pisó Europa, pintaban para más.

Muchos años han pasado y talentos con hambre de triunfo han tenido que volver frustrados debido a las desfavorables condiciones de contratación.

Cuauhtémoc Blanco soportó el desdén de un equipo chico en España como el Valladolid hace 6 años, pese a arriesgar dos temporadas de jugoso sueldo y de convertir un trío de goles importantes en las contadas ocasiones en las que fue tomado en cuenta.

Paco Palencia fue el extracomunitario con mejores números en el Espanyol de Barcelona de la Temporada 2001-2002, pero el cuadro catalán no pudo retenerlo por falta de recursos (más por lo que pedía el Cruz Azul que por lo que buscaba el mismo delantero).

En el futbol, jugar siempre será lo más importante, pero hay ocasiones en las que hay que aguantar lo que parece inaguantable con tal de alcanzar los más altos objetivos y destaco dos ejemplos (de entre muchos que me vienen a la mente):

Tomas Rosicky, fichó con el Arsenal en el mismo mes de Agosto que lo hizo el "Kikín" con el Benfica. Después de brillar con el Borussia Dortmund, el estelar checo ha sufrido por la titularidad en los últimos meses -en gran parte por lesión-. El domingo pasado volvió a jugar a su nivel y anotó dos goles para la victoria 3-1 sobre el Liverpool en la Copa. Todos en ese multiestelar cuadro británico hablan y esperan más de él.

Robinho ha sido promovido durante 4 años por un gran aparato publicitario. Comparado con Pelé, (comparación fuera de lugar) llegó con todos los reflectores al urgido Real Madrid. En su segunda temporada como merengue, el brasileño sigue buscando llenarle el ojo al italiano Fabio Capello para quitarle el puesto a hombres como Raúl, Ronaldo, José Antonio Reyes, Van Nistelrooy y Beckham.

La necesidad del "Kikín" por jugar es muy respetable y personal, pero que bueno que Hugo Sánchez no renunció a España después de los frustrantes meses iniciales con el Atlético de Madrid a principios de los ochenta, -España se hubiera perdido de uno de los más grandes goleadores de todos los tiempos-. Qué bueno que pese al inicio incierto José Cardozo no  prefirió volver a Paraguay antes que seguir en el Toluca de los años noventa, -México hubiera ignorado el paso histórico del romperredes guaraní-.

Ojalá que Francisco Fonseca se convierta en figura con los Tigres y que juntos logren los objetivos que su afición anhela. Ojalá que pronto algún otro delantero azteca encuentre esas condiciones para emigrar (vendido y con un contrato multianual), aunque no será tan fácil, porque para volver a cotizar a un delantero azteca vendrá a la mente sólo el antecedente tangible del "Pentapichichi" de hace 20 años (ojalá que Vela y Giovani cambien el panorama).  Eso sí, el siguiente que quiera llegar al éxito tendrá que ser conciente de la necesidad intrínseca de los sacrificios, los méritos, la paciencia y los goles, la seguridad real de que para triunfar en Europa, se necesita algo más que buenas intenciones.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas