Sigue el sueño pesado

Como lo destaqué el pasado 21 de Febrero del 2006, en la columna titulada "Sueño Mexicano", son miles los paisanos nuestros (mexicanos y mexico-americanos) que se quedan en el camino para...

Como lo destaqué el pasado 21 de Febrero del 2006, en la columna titulada "Sueño Mexicano", son miles los paisanos nuestros (mexicanos y mexico-americanos) que se quedan en el camino para convertirse en figuras del futbol profesional, ya que el sistema de reclutamiento de la MLS (Draft) obliga a los jóvenes amateurs a ser parte de colegios o universidades en la Unión Americana.

Existe un gran número de jugadores nuestros que no tienen la oportunidad de asistir a alguna de estas instituciones académicas, o bien, los que si lo hacen, se desmotivan al ver lejana su incursión a un primer equipo.

A partir de esta nueva temporada que arranca el 7 de Abril, los 13 equipos de la MLS estrenarán el sistema de fuerzas básicas. Este concepto provee esperanza a los jugadores locales de pertenecer a los clubes profesionales, pero sin un contrato como tal. Los practicantes pueden inscribirse, pero deberán permanecer 24 meses como mínimo jugando y mostrándose en el nuevo sistema antes de ser tomados en cuenta para un compromiso formal.

Si bien es cierto, las contrataciones "emeleseras" conceden algunas pruebas abiertas (a jugadores que no están inscritos en el Draft), estas, no han resultado históricamente efectivas para los muchos jóvenes esperanzados que por alguna razón, no pertenecen a institución estudiantil alguna. En pocas palabras, los contratos de esta Liga en su mayoría, se dan a través del Draft o por transacciones extranjeras (importación de jugadores).

Cada año, decenas de competencias son organizadas por diferentes empresas, patrocinadores o grupos promotores en toda la Unión Americana argumentando una supuesta búsqueda de talento de habla hispana, pero al final, los muchachos (muy capaces) terminan por darse cuenta de la dificultad que representa convertirse en futbolistas de este lado de la frontera. Por eso, incluso existen casos de jóvenes que también han probado suerte en México como Daniel Hernández (quien jugó para el Necaxa y regresó a Nueva Inglaterra), Antonio Martínez (quien jugó en el Necaxa y ahora en Chivas USA) o Sony Guadarrama (nacido en Texas y quien juega con el Santos Laguna).

Lo ideal, sería ver una estructura abierta, viable y certera para la entrada de cualquier jugador de futbol al campo profesional. Las nuevas ideas de la MLS son favorables, pero aún no están del todo cercanas al estilo latinoamericano. Se antojan más contundentes para captar el universo futbolero que cada vez se desarrolla mejor en Estados Unidos.

Calidad sobra en las numerosas ligas locales de estados como California, Texas, Illinois o La Florida, poblados en su mayoría por inmigrantes mexicanos y de otros países de América Latina, pero hasta que no se construyan los puentes sólidos para su entrada al mundo del futbol, lo demás seguirá sonando más como una atractiva campaña de mercadotecnia.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas