¿Dónde quedó tu figura?

¿Cuántos que fueron figuras están hoy desaprovechados?

¿Cuántos que fueron figuras están hoy desaprovechados?

En días recientes, el máximo romperredes del balompié azteca, apareció triste. El "Cabo" anda suelto. El periódico Reforma publicó una entrevista en la que se hizo evidente la desesperación de Evanivaldo Castro "Cabinho" por mantenerse alejado del futbol –hace cuatro años yo también lo entrevisté y por lo visto, la historia no ha cambiado-.

Veinte años atrás, era asediado por los mejores equipos, patrocinadores y reporteros, pero hoy, muchos prefieren darle la vuelta.

Está claro que después de brillar en las canchas, los argumentos de los que fueron figuras son diferentes para continuar ligados al futbol. Yo no sé si como técnico, formador o comentarista, pero algún provecho habría que sacarle a quien todavía nadie iguala anotando goles en nuestro país.

Por ejemplo, hay quienes fueron muy importantes jugando, dirigiendo o silbando y que han tenido éxito como parte de los medios de comunicación también.

La lista ya es larga, pero tendríamos que iniciar por destacar al querido maestro Don Fernando Marcos. Al inigualable "Don Nacho" Trelles. Al experimentado Juan Dosal. Al frontal y ameno Rafael Puente. Y al siempre atinado Roberto Gómez Junco.

A mí me parece que toda esta gente continúa aportando a nuestro futbol, aunque no siga ligado a un plantel. Por eso me permitiré platicarles una experiencia personal que me vincula con dos futbolistas a los que admiré como jugadores y de quienes he aprendido y compartido en los últimos tres años de este lado de la frontera (Estados Unidos).

Los dos fueron estelares como jugadores y gracias a esta hermosa profesión he podido presumir como compañeros en las transmisiones de radio de los juegos del Chicago Fire en la MLS.

Uno está instalado dentro de los 7 máximos goleadores de la historia del Cruz Azul y fue cuatro veces Campeón en México (logro que muchos soñarían en torneos de 38 jornadas). El otro ha sido de los extranjeros que mejor sabor de boca han dejado en el Club América, por su habilidad y carisma.

Adrián Camacho ingresó al Cruz Azul  a los diez años de edad, debutó en 1976 y se ganó un puesto titular en la década dorada de este club. Fue Bicampeón (78-79 y 79-80) y anotó casi 70 goles jugando para La Máquina. Pasó al América y brilló en otra posición (ya no como delantero sino como mediocampista) repitiendo la hazaña (Bicampeonato 87-88 y 88-89).

Se retiró con el Santos de La Comarca en 1992 para después emigrar a Chicago en donde radicó hasta el año pasado. Hoy desde la texana ciudad de Houston, continúa trabajando con los jóvenes de la numerosa  población de habla hispana y en busca de talento que se pueda desarrollar (tanto en la MLS como en la Liga Mexicana). Agradecido con el futbol, destaca por sobre todas las cosas a su maestro "Nacho" Trelles, quien lo formó, y recuerda con afecto a técnicos de época como Jorge Vieira en su brillante paso americanista.

El otro, fue el prototipo del extremo rápido, alegre y letal. Inició su carrera con el Atlético Paranaense, aunque destacó con el mítico Santos  –alcanzando a jugar con Pelé en los últimos momentos del Rey en el equipo de sus amores-. Vistió la camiseta nacional de su país (de los contados casos de seleccionados brasileños que hayan jugado en México) haciéndose presente incluso como uno de los goleadores de la "verdeamarelha" en la Copa América del 79, a lado de estrellas como Zico, Sócrates, Leao y Falcao (particularmente se le recuerda una bella anotación ante Paraguay venciendo al arquero guaraní Fernández, luego de un pase de 30 metros del Doctor Sócrates).

Nilton Pinheiro da Silva, mejor conocido como Batata, fue pieza clave del resurgimiento americanista del inicio de los años ochenta. Asimiló el americanismo de Don José Antonio Roca y brillo después en el "jogo bonito" de las Águilas de Carlos Reinoso. Justo después de la temporada histórica del club de Coapa -82-83- la de los récords en puntos, goles y victorias, dejó México por decisión de los directivos (le incumplieron su contrato después de la devaluación económica en el final del mandato de José López Portillo como Presidente de México).

Batata se fue a California a jugar futbol durante 3 años, y después terminó su carrera en Chicago. Desde 1986 vive en la ciudad de los vientos y desarrolla un proyecto tan serio y bien estructurado como exitoso en pro de los valores futbolísticos para la comunidad estadounidense (forma futbolistas con la promesa de hacerlos deportistas y no necesariamente profesionales, uno de sus objetivos principales es la capacitación deportiva para acceder al sistema de becas como herramienta de un futuro académico que se complemente).  Ellos dos (Batata y Camacho) no trabajan en México, aunque siguen vinculados totalmente con el futbol. A los dos los admiré como futbolistas y les he podido "sacar jugo" como compañeros en los medios –además de estupendos amigos-.

Hay quienes también se desarrollan con gran profesionalismo en México y que igual nos emocionaron sobre el terreno de juego (el Ruso Brailowski, Antonio Carlos Santos, Tomás Boy, Zague, Ricardo Peláez, García Aspe, y de nueva cuenta Luis García). Todos ellos, además de haber sido figuras, creo convencido que continúan aportando detrás de un micrófono.

Hoy cuando el futbol mexicano está de moda y algunos de los involucrados se han tenido que convertir en "expertos express" de nuestra liga, habría que sacarle más jugo a los que de verdad brillaron sobre la cancha, -así como Cabinho-

¿Y ustedes de quién se acuerdan? ¿A quién les gustaría ver como técnico, Directivo o comentarista?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas