Recobremos la memoria del futbol

Hay que empezar por el principio. Es sabido que en México no acostumbramos reconocer a nuestras figuras en vida. Si bien es cierto, en los dos últimos compromisos del Tricolor se hicieron...

Hay que empezar por el principio. Es sabido que en México no acostumbramos reconocer a nuestras figuras en vida. Si bien es cierto, en los dos últimos compromisos del Tricolor se hicieron sencillos homenajes, creo que empezamos al revés.

La trayectoria de Claudio Suárez y Ramón Ramírez fueron aplaudidas por nuestros federativos en los partidos ante Paraguay y Ecuador, en Monterrey y California respectivamente. 

Dos jugadores muy importantes en la última era de nuestro equipo nacional.

Particularmente Claudio Suárez, dueño de una marca difícil de igualar (178 juegos como seleccionado mexicano). Ambos integrantes de la nueva era del Tri. Subcampeones en la primera experiencia en la Copa América (1993), líderes en los equipos mundialistas del 94 y 98. Aun así, me hubiera gustado arrancar de atrás para adelante.

Es probable que en los últimos días, muchos de los jóvenes aficionados hayan escuchado por primera vez hablar sobre un señor llamado José Antonio Roca.

Don José –padre del concepto que hoy conocemos como americanismo- brilla como una de las personalidades más importantes de nuestro balompié. Enamorado del futbol. Y quien no sólo en el América escribió historia. Roca fue protagonista de nuestros pininos adolecentes en copas del mundo como jugador (50, 54 y 58), además de llevar las riendas de la Selección Mexicana como entrenador en Argentina 78.

Y como Don José, afortunadamente aún existen otras voces históricas a las que tendríamos que buscar, escuchar y reconocer.

Porque si lo que más nos gusta es jugar, ver y hablar de futbol, que triste me resulta pensar que hoy un jovencito de 15 o 20 anos se está perdiendo las anécdotas y la sabiduría de personajes imborrables de la historia de nuestro deporte.

Que delicia es escuchar a la "Tota" Carbajal, "prenderse" otra vez, al relatar el berrinche por el gol en el último minuto en la desgarradora derrota ante España en Chile 62, y al mismo tiempo, erguir el pecho recordando cuando la FIFA lo reconoció oficialmente como el jugador con más Copas del Mundo (cinco como arquero) hace más de cuarenta años. O al "güero" Cárdenas, revivir igual de apasionado sus momentos como jugador hace casi 50 años, que la histórica calificación a los Cuartos de Final en el México 70, ya como Director Técnico.

Sería tan sano que los entrenadores de hoy recibieran pequeñas dosis de las charlas de Don Nacho Trelles -el más exitoso en la Liga Mexicana y el único que se sentó en 3 banquillos nacionales en ediciones mundialistas (58, 62 y 66)-, compartiendo la clave de nuestra primera victoria en la historia mundialista frente a Checoslovaquia (que a la postre resultara Subcampeona del Mundo).

Muy enriquecedor resultaría el que Don José Luis Lamadrid charlara con los atacantes de hoy, sobre la alegría que sintió al convertir su gol en el trepidante partido ante Francia en Suiza 54, a la vez de su frustración al malograrse el deseo del Barcelona cuando el equipo catalán daba por un hecho su contratación unos días después.

Se antojaría reunir al "Gansito" Padilla con Enrique Borja para que los "chavitos" que sueñan convertirse en futbolistas, asimilen el fiel testimonio de dos valientes cómplices de la atractiva dupla ofensiva en momentos en los que el mundo seguía bajo la lupa a estrellas como Pelé, Eusebio, Jairzinho o Rivera.

Porque también García Aspe, Jorge Campos, Mejía Baron y Manuel Lapuente destacan como artifices de la renovación en nuestra Selección Nacional, yo espero que no sean ellos los próximos homenajeados.

Ojalá que en los juegos frente a Irán y Paraguay el mes que entra, nuestros directivos sigan con la idea de aplaudirles a los que nos han hecho sonreír, pero exhortándolos a recuperar la memoria completa, a empezar por el principio.

Un profundo reconocimiento a Don José Antonio Roca, y suerte con sus "nuevas Águilas", a las que seguramente dirigirá ahora más cerca, volando como él se las imaginó, desde el cielo.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas